El sueño dorado de Marta
© Foto-net

Marta, la fenomenal futbolista brasileña, es un manojo de nervios fuera de los terrenos de juego, incapaz de estarse quieta más de 30 segundos. Con el balón en los pies, Marta es la viva imagen de la elegancia. Esta muchacha, considerada a sus 22 años la mejor jugadora de fútbol femenino de todos los tiempos, espera con ilusión que el magnífico fútbol que ha ofrecido su equipo hasta la fecha en este torneo se traduzca en un recorrido arrollador hacia Pekín.

En el camino se interpone la poderosa Noruega. "Sabemos que es un equipo muy táctico, muy organizado", explica la Jugadora Mundial de la FIFA 2007 a FIFA.com en Tianjin, sobre el atractivo choque de cuartos. "La clave está en no cederle la posesión. Tenemos que conservar la pelota y moverla 'a la brasileña'".

Marta y su buena amiga y pareja de ataque Cristiane llevan marcados cuatro goles al alimón en tres partidos de la fase final de Pekín 2008. Su ya prolongada colaboración ha convertido la delantera de Brasil en un auténtico ciclón. La defensa noruega (que cedió recibió 5 goles de Japón en el último partido de grupos) no debería quitarle el ojo a este "dúo dinámico".

"No compenetramos muy, muy bien", revela Marta sobre su relación con Cristiane, máxima goleadora ex aequo con tres goles hasta el momento. "Llevamos mucho tiempo jugando juntas, y nuestra compenetración sobre el terreno de juego siempre existirá, porque somos muy buenas amigas fuera de él".

"Si conseguimos mantener la posesión y hacer que las noruegas corran detrás, Cristiane y yo daremos una muestra de lo que sabemos hacer en ataque", continúa Marta.

Las brasileñas empataron a 0-0 con Alemania en su primer partido, pero comenzaron a ganar autoestima y a mejorar como equipo y, como resultado, se auparon hasta el primer puesto del Grupo F con victorias contra la RDP de Corea y Nigeria. "¡Claro que seguimos mejorando cada día que pasa!", añade la ariete del Umea sueco, que despuntó en los escenarios internacionales por vez primera en la Copa Mundial Femenina Sub-20 de la FIFA Tailandia 2004. "Jugamos mejor al fútbol cada partido que pasa. Nuestro equipo está creciéndose justo a tiempo para plantar cara a unos rivales que están encontrando su mejor forma a la vez que nosotras".

El recuerdo de hace cuatro años en Atenas, donde Brasil perdió la medalla de oro en el partido contra Estados Unidos, sigue obsesionando a la joven Marta. Sin embargo, la artillera está convencida de que esta vez será diferente. "En Atenas éramos un buen equipo y llegamos muy bien preparadas", insiste. "Pero muchas de nuestras chicas disputaban allí su primer campeonato de importancia. En esta ocasión, todas tenemos experiencia en grandes partidos y sabemos qué hay que hacer para ganarlos".

A la jugadora más emblemática de la selección que fue finalista de la Copa Mundial Femenina de la FIFA celebrada el año pasado también en China, únicamente le entra en la cabeza el triunfo de su equipo.

"Creo que tenemos equipo suficiente para ganar el oro aquí, en China", concluye. "Nuestras expectativas son enormes y nuestra voluntad no puede ser más fuerte".