Alemania se consuela con el bronce (2-0)
© AFP

Con un doblete de Fatmire Bajramaj, Alemania se impuso a Japón por 2-0 en el partido por el bronce del Torneo Olímpico de Fútbol Femenino disputado el jueves 21 de agosto en el Estadio de los Trabajadores de Pekín. 

La puntería de la joven de 20 años puso fin a las aspiraciones de las valientes japonesas que dispusieron de las mejores ocasiones en la segunda mitad. A pesar de la derrota, las Nadeshiko se van de la cita olímpica con el orgullo de haber puesto en aprietos a las campeonas mundiales en un disputado partido. 

Japón dominó el primer periodo, superando en ciertos momentos a las alemanas, que volvieron a cimentar su victoria en la extraordinaria actuación de su portera Nadine Angerer. En el minuto 21, la arquera germana tuvo su primera intervención de mérito al despejar por los pelos un disparo raso de Aya Miyama que se colaba pegadito al palo.

Fue una gran parada que Angerer superó segundos después al reaccionar a tiempo para rechazar el disparo de la delantera nipona tras un balón rechazado.

Las chicas de Silvia Neid no lograban hilvanar jugadas de peligro en los primeros 45 minutos, que dominaron completamente las decididas asiáticas.

Sin embargo, Alemania mantuvo su reputación de equipo capaz de ganar partidos, aun cuando no logran alcanzar su mejor juego. La entrada en el terreno de juego de tres jóvenes valores aportó frescura y las armas necesarias para que las germanas cumpliesen con los pronósticos. 

La delantera nacida en Kosovo, Bajramaj, se convirtió entonces en la absoluta protagonista. La joven adelantó a su equipo en un remate casi sin ángulo al recuperar un balón rechazado tras un cabeceo de Kerstin Garefrekes (1-0, 69'). 

Japón buscó a la desesperada un gol que igualase la contienda, pero Bajramaj no dejó escapar una segunda oportunidad y aseguró el bronce para Alemania con un fortísimo disparo raso que se coló por el poste izquierdo (2-0, 87').