Estados Unidos repite el oro (0-0; t.s. 0-1)
© AFP

La selección de Estados Unidos volvió a imponer su oficio ante Brasil en una final y se quedó con la medalla de oro en el Torneo Olímpico de Fútbol femenino Pekín 2008 en la noche del jueves 21 de agosto. El equipo de Pia Sundhage se mostró firme en defensa y golpeó por intermedio de Carli Lloyd en el tiempo suplementario, lo que le alcanzó para cerrar el 1-0 y coronarse por tercera vez en cuatro finales disputadas. Las brasileñas, por su parte, vuelven a conformarse con la presea de plata.

La victoria de las norteamericanas se solventó en la gran tarea de su portera Hope Solo, la obediencia táctica de su defensa y el oficio del conjunto en el mediocampo. La primera parte ya demostró la paridad y el respeto existente entre ambas escuadras. Brasil buscó desnivelar a través de sus individualidades, mientras que las norteamericanas, bien paradas en defensa, intentaron acercarse en base al juego asociado con el buen manejo de Shannon Boxx y Carli Lloyd.

Sin embargo, las buenas intenciones no siempre se tradujeron en situaciones de riesgo, por lo que hubo que esperar unos cuantos minutos para ver un poco de acción. El primer arco que padeció algún susto fue el de Bárbara, luego de que un tiro de esquina ejecutado por Angela Hucles besara el travesaño antes de perderse fuera (16').

Los espectadores que abarrotaron el Estadio de los Trabajadores, en su mayoría vestidos de amarillo, volvieron a vibrar luego con una buena contra de las brasileñas. Formiga robó un balón en el mediocampo y sirvió para entrada de Cristiane, pero Hope Solo, atenta, se anticipó a la llegada de la delantera (31'). Antes del descanso, sólo una maravillosa apilada de Marta por la izquierda acercó cierto peligro al arco norteamericano, aunque su centro venenoso fue despejado por Lori Chalupny en el área menor (40').

La escena se repitió en el complemento: Marta desbordó por izquierda y lanzó un centro preciso, pero Solo alcanzó a neutralizar con buenos reflejos (54'). La portera estadounidense volvió a ganar el duelo ante la número diez con impresionantes reflejos, luego de un potente zurdazo en lo que posiblemente haya sido una de las mejores atajadas del campeonato (74').

Parecía que Brasil iba a por la victoria, pero el cansancio en algunas de sus jugadoras y la buena disposición táctica de las campeonas defensoras impidieron que eso se reflejara en el marcador. De hecho, fueron ellas las que estuvieron cerca en los minutos finales: primero, con un buen remate de Hucles y luego, con un mano a mano que Amy Rodríguez, en inmejorable posición, desperdició ante los buenos reflejos de Bárbara (90').

La sensación de riesgo que dejaron las estadounidenses en el cierre del tiempo regular no fue un mero espejismo, tal como quedó demostrado en los minutos siguientes: Lloyd tomó un balón fuera del área grande, se perfiló para su pierna izquierda y sacó un remate potente y cruzado que venció la resistencia de Bárbara. Las brasileñas no podían creerlo, pero Estados Unidos ganaba la contienda (0-1; 96'). Las sudamericanas pusieron todo su empeño por igualar y revertir el marcador, pero los arrestos individuales de Marta, incluyendo un tiro libre que besó el poste derecho de Solo, no siempre tuvieron el final acertado.

Lloyd estuvo cerca de aumentar la diferencia con un remate en el poste, y Renata Costa casi empata con un remate franco a la salida de un tiro de esquina, pero no habría tiempo para más: Estados Unidos repitió la historia, se subió a lo más alto del podio y celebró por tercera vez en cuatro finales disputadas. Las brasileñas, al igual que en Atenas y la Copa Mundial Femenina de la FIFA China 2007, se conformaron con un meritorio pero lamentado segundo puesto.