Estados Unidos remotó un complicado partido para imponerse finalmente por 2-1 a Alemania y alcanzar un billete en la final de la Copa Mundial Femenina Sub-17 de la FIFA Nueva Zelanda 2008 donde peleará con la RDP de Corea.

Fue una semifinal de altura en la que el equipo de Kazbek Tambi realizó su mejor actuación del torneo para dejar a la escuadra de Ralf Peter, campeonas europeas, fuera de la carrera por la corona mundial ante una entregada audiencia de 8.040 en el QE II Stadium de Christchurch. Y eso que el partido comenzó mal para las norteamericanas ya que Alexandra Popp conectó un gran remate de cabeza tras un saque de esquina de Dzsenifer Marozsan, que premiaba un espléndido arranque alemán en la contienda (1-0, 6').

EEUU parecía contra las cuerdas, pero poco a poco el equipo se recuperó del golpe y fueron tomando el pulso al partido en una primera parte en la que las hermanas Mewis estrellaron sendos remates en la madera; Kristie se topó con el poste en un disparo con la zurda mientras que un remate de cabeza de Sam rebotó en el larguero.

La recompensa a tanta presión de las estadonidenses llegó en el 63', cuando la portera alemana Anna Sarholz dejó escapar un centro de Erika Tymrak, que recuperó Vicki Di Martino para continuar con su particular récord de marcar un gol por cada partido disputado en Nueva Zelanda (1-1, 63').

Las chicas de Tambi estaban en ese momento muy cerca de firmar la hazaña y a 10 minutos del final, Courtney Verloo anotó el gol de la victoria al aprovechar un balón rebotado que Amber Brooks había estrellado en el larguero (1-2, 81'). Misión cumplida y ahora a por la RDP de Corea en la final.