Ghana alcanzó una histórica tercera plaza en la Copa Mundial Femenina Sub-17 de la FIFA Azerbaiyán 2012 tras imponerse por 1-0 a Alemania con un gol de Priscilla Okyere en la final de consolación, celebrada el 13 de octubre en el estadio Tofig Bahramov de Bakú. Es la primera vez que una selección africana sube al podio en una Copa Mundial Femenina de la categoría.

Alemania comenzó mejor y gozó de la primera ocasión por medio de Vivien Beil (2'), pero ambos equipos se mostraron cautelosos durante la primera parte, más preocupados de no cometer errores que de atacar. De hecho, la primera gran oportunidad de Ghana no llegó hasta el minuto 20, pero el disparo de Samira Abdul-Rahman se marchó alto. Poco después, las Doncellas Negras se quedaron con una jugadora menos por la expulsión de Fatima Alhassan (32').

Pese al contratiempo, Ghana se adelantó en el marcador. La capitana Priscilla Okyere anotó tras recibir un pase de Sherifatu Sumaila, la jugadora más determinante del equipo africano (1-0, 38'). La mala suerte se cebó sin embargo con Okyere, que tuvo que retirarse lesionada antes del descanso.

En la reanudación, Ghana aprovechó su ventaja en el marcador para esperar replegada y tratar de sorprender a la Mannschaft en un contraataque. Las alemanas intentaron la igualada, pero con escaso éxito. Sus aproximaciones a la portería de las africanas carecían de peligro y no pudo contabilizarse ninguna ocasión clara por parte de ambos equipos en toda la segunda mitad.

Con este resultado, Ghana hizo historia en la Copa Mundial Femenina Sub-17, ya que es la primera vez que una selección africana sube al podio en este torneo.

La frase
"Jugamos acorde con nuestras posibilidades y fortalezas. Perdimos a una jugadora, que fue expulsada, y a otras por lesión. En una situación como esta ningún equipo habría sido más ofensivo. Tuvimos que ser defensivos, y tácticamente creo que merecimos esta victoria, porque logramos un gol y supimos defenderlo".
Mas-Ud Dramani, seleccionador de Ghana.