Copa Mundial Femenina Sub-17 de la FIFA Nueva Zelanda 2008

Copa Mundial Femenina Sub-17 de la FIFA Nueva Zelanda 2008

2 Noviembre - 21 Noviembre

Copa Mundial Femenina Sub-17 de la FIFA 2008

Inglaterra, contra todo pronóstico

England's Gemma Bonner celebrates his winning penalty kick against Japan
© Action Images

La historia de Inglaterra en las grandes competiciones futbolísticas sigue invariablemente un argumento tan cansino y previsible como el que más.

Siempre comienza con fulgurantes estrellas, un gran revuelo y una presentación a bombo y platillo, y siempre termina con una estupenda demostración de la enorme calidad que atesora cada uno de sus talentos individuales, pero nunca con una exhibición de trabajo en equipo en su mejor expresión. Y por supuesto, el desenlace de esta historia es lo más previsible de todo. Pierde. En cuartos de final. A los penales.

Por eso se comprende que, cuando 120 minutos de juego no sirvieron para decidir un ganador en el choque de cuartos de final con Japón, algunos espectadores supusieran que las muchachas sub-17 inglesas seguirían al pie de la letra el guión que les ha dictado la selección absoluta masculina. Pero no fue así. Las pupilas de Lois Fidler salieron más que airosas de la tanda de penales, con pleno de aciertos incluido, y volvieron a confirmar que forman un combinado de índole muy distinta al que Inglaterra nos tiene acostumbrados.

Por mérito propio
Tienen talento, eso está claro; de otra forma, no estarían en semifinales. Su calidad, sin embargo, no se basa en el juego de una versión femenina de Steven Gerrard o Wayne Rooney, sino más bien en su disciplina táctica, en su empecinada resolución y en su inquebrantable unidad; cualidades que las llevaron a imponerse a la superioridad táctica de las japonesas.

Todavía hay otra diferencia fundamental. Cuando el equipo de Fidler se metió en esta fase final por los pelos, como cuarto y último clasificado de la Zona Europea, socavó otra tradición inglesa: conquistó su pase en calidad de aspirante sin opciones, en lugar de como gran favorito de la competición. Y es precisamente en esta condición de tapado donde está gustándose y triunfando en este campeonato.

"Nadie apostaba por nosotras, pero eso es normal", declaró Fidler. "

Ya cuando se conocieron los resultados del sorteo, nos dieron por eliminadas, porque nadie nos imaginaba superando un grupo en el que también competían Brasil, Nigeria y Corea del

Sur. Por eso, desde el principio, nadie contó con nosotras. A decir verdad, lo hemos aprovechado a nuestro favor. Creo que para las chicas ha sido un revulsivo, les ha dado alas, y por eso nuestras mejores actuaciones se han producido cuando nadie se esperaba una victoria nuestra".

"Teníamos algo importantísimo que demostrar. Al principio creíamos que Europa sólo enviaría tres equipos a esta fase final, lo que quería decir que nosotras no íbamos a ser uno de ellos. Cuando nos enteramos de que también el cuarto clasificado conseguiría el pase, me reuní con las jugadoras y les dije que tendrían que demostrar al mundo que no habíamos llegado a este Mundial simplemente porque nos habían elegido a dedo".

Mentalidad ganadora
El fundamento que sirve de apoyo a tan asombrosas expectativas ha sido la audaz convicción con que Inglaterra ha afrontado cada partido, una mentalidad que quedó mejor reflejada que nunca en su impecable actuación durante la mencionada tanda de penales. Fidler describió la victoria como el momento más imponente de su carrera y más tarde reveló que su equipo había practicado cada día los lanzamientos desde el punto penal. Isobel Christiansen bromeó: "Inglaterra ha descubierto el secreto". E informó: "Hay que meter el balón en la portería. Y por la escuadra".

Christiansen, quien ha admitido que no tiene "ni idea" de cómo se las arregló para acertar aquel impresionante cañonazo desde 35 metros que sacó a Inglaterra del atolladero, reveló también que el equipo no se inquietó ante la perspectiva de tener que enfrentarse a las imparables japonesas: "Las estudiamos muy bien", aseguró. "No les teníamos miedo porque habíamos visto todas sus flaquezas. Habían ejercido un dominio total en todos sus partidos, pero comprobamos que nadie había puesto a prueba su defensa y nos dimos cuenta de que, si las presionábamos bien, podíamos hacerles mucho daño".

Las inglesas consiguieron, además, sacar del partido a la artillera más letal de esta competición. La incansable Lucy Bronze, con un marcaje implacable, anuló completamente a Mana Iwabuchi e impidió que su equipo sufriera una derrota similar a las que recibieron Estados Unidos, Francia y Paraguay. Como no puede ser de otra forma en este combinado inglés, la figura del Sunderland habló con modestia de su contribución.

"La verdad es que todo el mérito es de la entrenadora", comentó. "Yo sabía que [Iwabuchi] era impresionante, pero me mostraron del derecho y del revés cómo juega, de manera que supe exactamente cómo enfocar el trabajo.

Sin duda, creo que lo fundamental en nuestro equipo es que siempre trabajamos juntas, como una piña, pase lo que pase

".

Ahora que ya han conseguido rebasar todas las expectativas, las inglesas confían en que esa fuerza que le proporciona la unidad del equipo las lleve a superar su tercer partido consecutivo contra una selección asiática, esta vez contra la campeona continental, la RDP de Corea. "Serán fantásticas, estoy segura", aventuró Christiansen sobre las jugadoras que eliminaron con contundencia a Dinamarca (4-0) en cuartos de final. "Pero si jugamos como lo hicimos contra Japón, nos pondremos en la final".

Explora este tema

Notas recomendadas

New Zealand 2008: England

Copa Mundial Femenina Sub-17 de la FIFA 2008

New Zealand 2008: England

07 nov. 2008

English pplayers celebrate their victory against Japan in quarter final

Copa Mundial Femenina Sub-17 de la FIFA 2008

Un valor seguro y una invitada sorpresa

09 nov. 2008