Copa Mundial Femenina Sub-17 de la FIFA Azerbaiyán 2012

13 noviembre - 1 diciembre

Copa Mundial Femenina Sub-17 de la FIFA 2012

Rottenberg: "Hay que entrenar con los chicos"

Dos veces campeona del mundo, tres veces campeona de Europa, guardameta del año en 2003, portera más veces internacional con la selección de Alemania… Son sólo cuatro renglones del impresionante currículo de Silke Rottenberg, que disputó 126 partidos internacionales con la camiseta del águila en el pecho antes de colgar los guantes en diciembre de 2008. Ahora que tiene 40 años, transmite sus conocimientos a la siguiente generación de arqueras teutonas.

En una entrevista en exclusiva con FIFA.com, la entrenadora de porteras de la Asociación Alemana de Fútbol (DFB) habló de su nuevo oficio y de lo que han cambiado los métodos de entrenamiento.**

En lo que llevamos de torneo, se han podido apreciar grandes diferencias de rendimiento entre las guardametas. ¿De qué cree usted que depende eso?
Eso depende del desarrollo del fútbol femenino en el país correspondiente. Es la primera vez que Gambia, por ejemplo, se clasifica para un Mundial. Allí las posibilidades de formación, sobre todo en lo que respecta al entrenamiento individual y específico de las porteras, no están tan desarrolladas como en otros países. En Alemania o en Japón, en cambio, la diferencia entre una guardameta bien adiestrada y otra que está empezando entre los tres palos es muy evidente, porque la capacitación individual ha avanzado mucho.

A su juicio, ¿qué es lo más importante para la formación de una joven portera? ¿Dónde pone usted el énfasis?
Lo más importante es detectar el talento temprano y empezar la formación específica para porteras como a los 12 o los 13 años. Una guardameta moderna debe estar familiarizada con las técnicas básicas, y debe ser despierta y de salto potente. No puede tener miedo al balón. Tiene que participar activamente en el desarrollo del juego y no quedarse esperando a que la pelota le llegue. Debe irradiar seguridad al equipo. En mis entrenamientos con las porteras, doy mucho valor a la mentalidad, la técnica y la forma física.

¿Qué diferencia hay entre entrenar a porteras jóvenes y a las guardametas de la selección absoluta?
Nadine Angerer, por ejemplo, es una arquera de gran experiencia. Con ella ya no hace falta repasar las técnicas básicas. Ahí de lo que se trata principalmente es de que se mantenga en forma y de que se sienta bien. Para una joven portera, lo decisivo es dominar las técnicas básicas, que tienen que ver con su forma de actuar sobre el terreno de juego: ¿Cómo me coloco? ¿Cómo me comporto junto a la línea de meta? ¿Cómo me tiro? ¿Cómo agarro el balón? ¿Qué hago en los centros al primer o al segundo palo? Todas esas cosas son esenciales.

Antes de hacerse un hueco bajo los tres palos, usted fue jugadora de campo. ¿Para una portera es una ventaja haber sido antes jugadora de campo?
Creo que en los tiempos que corren es ventajoso que una portera sepa jugar el balón como sus compañeras de campo. Por un lado, porque en el fútbol moderno las guardametas también juegan fuera del área. De ahí que sea de una gran utilidad manejar con soltura las dos piernas, para estar siempre en posición de recibir, controlar y pasar el balón, o de iniciar una jugada de ataque. Por otro lado, también conviene ser buena jugadora para prever mejor las situaciones. No se trata sólo de despejar la pelota de cualquier manera. En esos detalles reside la diferencia entre una guardameta de élite y una buena guardameta.

¿Cómo han cambiado los métodos de entrenamiento desde que usted jugaba?
Básicamente, ahora se da más valor a la técnica. Yo tuve mi primer entrenamiento específico para porteras a los 25 años. Todo lo demás lo aprendí por mi cuenta en el campo. Mis sesiones de entrenamiento específico no eran regulares. Hoy en día, los entrenadores de porteros son una parte fundamental del cuerpo técnico en todas las selecciones de la DFB.

¿Cómo ha cambiado el oficio de guardameta en los últimos años? La portera internacional de Suecia Hedvig Lindahl nos contó en su entrevista con FIFA.com que ella entrena regularmente con hombres y que el fútbol femenino se está acelerando.Es lo que recomendamos también nosotras en la DFB. En las categorías juveniles, es una buena idea jugar al fútbol con los chicos lo más posible, o entrenar regularmente con ellos. El fútbol masculino se juega a más velocidad, los disparos son más fuertes; hay que moverse con mucha más rapidez, pensar con mucha más rapidez. Al fútbol femenino aún le faltan esos elementos. Así es como yo también llegué tan arriba.

A partir del año 2000 empecé a trabajar intensivamente con mi entrenador específico de entonces, Walter Pradt, y a entrenar con el equipo masculino del Waldhof Mannheim, un club de segunda división. Eso me ayudó mucho a perfeccionar mi juego ofensivo como portera, y por eso me nombraron mejor portera del mundo en 2003. Hoy, en mi trabajo de formación, también doy mucho valor a ese juego ofensivo de las porteras, a esos balones arriba.

Explora este tema

Notas recomendadas

Copa Mundial Femenina Sub-17 de la FIFA 2012

Grupo D: Decidió la experiencia

02 oct. 2012

Copa Mundial Femenina Sub-17 de la FIFA 2012

Azerbaiyán 2012: PRK-GER

09 oct. 2012