Los goles de Macauley Chrisantus, Yakubu Alfa y Kabiru Akinsola sirvieron a Nigeria para adjudicarse una esforzada victoria por 3-1 sobre Alemania y acceder a la final que el domingo disputará contra España en el Estadio de la Copa Mundial de la FIFA de Seúl. El encuentro semifinal se disputó este jueves en el Estadio Polideportivo de Suwon.

Yemi Tella, el seleccionador nigeriano, hizo dos cambios respecto al equipo que derrotó por 2-0 a Argentina el pasado domingo, y los defensas Usman Amodu y Daniel Joshua disfrutaron de su tercera oportunidad de participar en esta fase final. Entretanto, el estratega alemán Heiko Herrlich optó por comenzar con su once de gala, el mismo que marcó cuatro goles a Inglaterra en el choque de cuartos.

La lluvia cesó una hora antes del saque inicial, y los alemanes tomaron la iniciativa sobre un césped resbaladizo. En el minuto 4, Sascha Bigalke regateó a tres defensas por la izquierda antes de disparar un tiro raso desde el centro del área que fue atajado sin dificultades por el guardameta Oladele Ajiboye.

Esa jugada despertó bruscamente a las Águilas. Tres minutos más tarde, Rene Vollath despejó con la punta de los dedos un potentísimo tiro libre lanzado por Lukman Haruna desde 30 metros. Sin embargo, en el minuto 10 el portero alemán no pudo agarrar la terrorífica volea de Yakubu Alfa y Macauley Chrisantus se hizo con el rebote para apuntarse su séptimo gol del campeonato.

Pese a perder por una lesión en el minuto 16 a su capitán Haruna, al que sustituyó Ademola Rafeal, los nigerianos mantuvieron la presión y aumentaron la ventaja dos minutos después. El potente balón de Yakubu Alfa desde 20 metros se coló entre las manos del arquero germano y se incrustó en la portería por la escuadra izquierda.

La ventaja de dos goles les supo a poco a los nigerianos, que no aflojaron la presión. El suplente Rafeal habilitó a Ganiyu Oseni en el área, pero esta vez Vollath pudo neutralizar el remate a bocajarro del defensa.

Los alemanes contraatacaron al filo de la media hora de juego. El remate de cabeza de Mario Erb de un saque de esquina lanzado por Bigalke se perdió por encima del travesaño, pero el capitán Toni Kroos se encargó de acortar distancias tres minutos después. Kroos recibió un precioso pase de Richard Sukuta-Pasu en la medular y firmó su cuarto gol en el certamen con un disparo preciso.

A partir de entonces, el partido se abrió de par en par. Un testarazo de Sukuta-Paso en el minuto 38 fue repelido por el poste derecho, e instantes después Chrisantus derrochó una estupenda ocasión de restaurar la diferencia de dos tantos tras quedarse solo ante el guardameta.

La segunda mitad arrancó de forma parecida. A pesar de contar con una mayor posesión de la pelota, los germanos sufrieron para encontrar resquicios en la zaga rival, y los nigerianos aprovecharon para crear más peligro en sus contragolpes.

En el minuto 69, Oseni irrumpió entre dos defensas y descerrajó un trallazo que fue a parar directamente a las manos de Vollath. A continuación, Kroos probó la agilidad de Ajiboye con un par de tiros libres diez minutos después, pero el cancerbero nigeriano estuvo a la altura en ambas ocasiones.

El técnico alemán reemplazó a Sebastian Rudy por el delantero Alexander Esswein a falta de siete minutos para el final, pero fue el suplente Kabiru Akinsola quien sentenció el encuentro a favor de Nigeria con una soberbia vaselina en los últimos segundos.

Nigeria viajará ahora a Seúl para enfrentarse a España en la final, mientras que Alemania hará el mismo trayecto para disputarle a Ghana el tercer puesto.