La selección de Emiratos Árabes celebró su primera victoria en la historia de la Copa Mundial Sub-17 de la FIFA al imponerse 2-0 a su similar de Malaui este lunes 26 de octubre en la ciudad de Kano. El equipo de Ali Ebrahim inicia así con pie derecho su aventura en el Grupo E, que también comparten España y Estados Unidos.

El calor golpeó desde muy temprano en el Sani Abacha, lo que repercutió en el planteo y las energías de ambos equipos. Sin embargo, en esa primera mitad, fueron los debutantes africanos los que tomaron las riendas del partido apoyados por la gran mayoría de los nigerianos presentes en el estadio.

Bruno Milanzi tuvo la primera situación de riesgo a los 5 minutos, cuando remató con una media vuelta lejana que fue a volar directo al poste derecho de Abdulla Ali. El sacudón despertó al equipo árabe, que intentó reaccionar y merodeó la apertura del marcador en una jugada de Fahad Salim que terminó con la defensa despejando al tiro de esquina.

Poco más pasó en esa primera etapa, a excepción de un nuevo tiro al poste de Tonhy Chitsulo y una buena intervención de Cuthbert Seengwa para neutralizar un buen remate de Salim.

Malaui pareció sentir el desgaste en el complemento y bajó la intensidad, algo que pagaría demasiado caro. Primero sufrió con un buen remate de Ali Murad que se estrelló en el palo, y después coquetearía con la apertura en una llegada de Chitsulo y Gastin Simkonda que obligó a una doble parada fenomenal del portero árabe.

Parecía difícil romper el cero, hasta que apareció Marwan Al Saffar para ejecutar un potente tiro libre que se incrustó en la red de los africanos (1-0, 58'). El tanto golpeó fuerte en el ánimo de Malaui, que para colmo se quedó con diez hombres tras la expulsión de Patience Kalumo.

El equipo de John Kaputa se adelantó con todo en búsqueda del empate. Y tal vez demasiado... pues el portero, ubicado en el borde del área, tentó al preciso Mohammad Sebil para rematar desde la mitad de cancha y anotar el segundo ante sorpresa de todos (2-0, 81'). Sólo quedaba tiempo para una nueva tarjeta roja, esta vez para Simkonda.

Los árabes celebraron estruendosamente su primera victoria en la historia del certamen, momento que intentarán superar cuando enfrenten a España en la próxima fecha. Los africanos, heridos, buscarán recuperarse ante Estados Unidos.