La selección de Nigeria logró un inesperado empate 3-3 ante Alemania, la flamante campeona europea, en el último partido de la primera fecha correspondiente al Grupo A de la Copa Mundial Sub-17 de la FIFA Nigeria 2009 disputado este sábado 24 de octubre en Abuja.

Los anfitriones se encontraban en desventaja 0-3 y parecían derrotados, aunque resurgieron de la nada e igualaron el marcador con una espectacular catarata ofensiva que duró 7 minutos.

El partido se hizo rogar debido a la tromba de agua que cayó sobre la capital, Abuja, que obligó a retrasar 30 minutos su horario original.

Eficiencia alemana
Pese a todo, la afición nigeriana no defraudó y animó durante los 90 minutos a las jóvenes Súper Águilas, pese a que el partido se presentó totalmente adverso. Alemania hizo patente su condición de campeona de Europa y presentó sus credenciales al título con un juego bien armado.

Las ocasiones de los germanos se sucedieron ante una nerviosa Nigeria, que quería agradar a los suyos. Christopher Butchmann no paraba de poner en peligro la portería de Dami Paul. Nigeria respondía por medio de Ramon Azeez, pero los germanos lograron inaugurar el marcador a través de Lennart Thy, que superó por alto a la defensa tras un centro de Matthias Zimmerman (21', 0-1).

Nigeria aguantaba como podía las embestidas alemanas. La joven promesa del Liverpool, Butchmann, seguía al acecho. Sin embargo, fue Shkodran Mustafi quien anotó el segundo tras un saque de esquina que salió rebotado a los pies del defensa del Hamburgo (39', 0-2).

Cambio de personalidad
La segunda mitad arrancó peor aún para los anfitriones al ceder el tercer tanto para Mario Goetze, otra vez de cabeza (47', 0-3). La afición nigeriana ya no sabía que hacer, hasta que llegó la jugada del partido. Omoh Ojabu, quien recién se incorporó al campo, sufrió un claro penal de Robert Labus, que fue expulsado por ser el último defensor.

El gol de penal de Stanley Okoro (54', 1-3) dio alas a los suyos, que retomaron confianza y alcanzaron el milagro en apenas siete minutos. Alemania estaba con 10 jugadores y los nigerianos encontraron el hueco para marcar el segundo por medio de Kenneth Omeruo a saque de esquina (59', 2-3), y el tercero de Edafe Egbedi para delirio de la grada en Abuja (61', 3-3).

Nigeria fue a por la victoria y Alemania a mantener un resultado que al final logró, aunque con sabor a derrota tras ver como se desarrolló el partido. En la próxima fecha, los alemanes buscarán recuperarse ante Argentina, mientras que los locales intentarán aprovechar su envión anímico cuando se midan con Honduras.