A pesar de empezar perdiendo, Australia supo reaccionar tiempo para vencer a Costa de Marfil por 2-1 en el partido que cerró la jornada inaugural del Grupo F de la Copa Mundial Sub-17 de la FIFA. El encuentro se disputó el lunes 20 de junio en el Estadio Guadalajara de la ciudad homónima.

Australianos y marfileños entregaron uno de los mejores enfrentamientos de la competición hasta el momento. Quizás ayudados por el día nublado, ambos equipos se mostraron decididos a buscar los tres puntos con franqueza y sin temor, generando así un ritmo de juego intenso y con pocas interrupciones.

En ese ir y venir, Costa de Marfil fue algo más punzante, más allá de que su primera oportunidad concreta llegó por cortesía de un mal cálculo del arquero Paul Izzo en un tiro de esquina, aunque Mory Kone no pudo capitalizarlo. Los oceánicos, sin embargo, respondieron con una incursión profunda de Dylan Tombides, peor su disparo salió apenas por sobre el horizontal.

La apertura del marcador llegó en gran parte por mérito de Drisse Diarrasouba, quien robó el balón a un defensor australiano y cedió a Souleymane Coulibaly para que este empujara al gol (18’, 0-1). Los dos contaron con situaciones claras tras la conquista, pero el resultado se mantuvo inalterado hasta el descanso.

La clave de la remontada de Australia hay que buscarla en su rápido empate, marcado por Jesse Makarounas tras una pared con Hernán Espíndola (51’, 1-1). Esto le permitió a los oceánicos jugar con tranquilidad, más allá de la presión ejercida por los marfileños hasta el final.

El encargado de dar el golpe de gracia fue Tombides, quien mostró nervios de acero para recoger un rebote y definir con clase ante Yored Konate, ocasionándole así a Costa de Marfil su primera derrota en la competición tras ir por delante en el marcador (77’, 2-1).

Lo que viene
Por la segunda jornada de la zona, a disputarse el jueves 23 de junio otra vez en Guadalajara, Australia se medirá con Brasil y Costa de Marfil con Dinamarca.