Con una destacada actuación de Abbosbek, Uzbekistán venció 1-2 a la República Checa, coronando una destacada ronda inicial, donde se proclamaron líderes del Grupo D. 

La primera parte estuvo cargada de emociones, ambos equipos salieron con la meta rival en la mente y el encuentro se desarrolló en un ambiente bastante ofensivo. Al minuto 9 del encuentro Abbosbek tuvo una oportunidad de oro que dejó escapar, cuando se encontró solo frente al arquero y no tuvo fortuna para encontrarse con el gol. 

Los checos no se quedaron atrás e inmediatamente contestaron las hostilidades. Lucas Julius recibió un buen pase y su disparo se encontró, para desventura del jugador, con el poste de la portería rival. Al minuto 17 Uzbekistán volvió a tener una peligrosa oportunidad en los botines de Kholmuordov, quien con un disparo lejano cimbró el poste de la República Checa. 

Un tiro de Lucas Julius se impactó en la mano de un defensor, teniendo la oportunidad para cobrar un tiro penal. La ocasión no fue desperdiciada, abriendo el marcador primero (17', 1-0).

Uzbekistán buscó por todos los medios reaccionar e igualar el marcador. Azizbek tocó de manera seria la puerta. Fue hasta que la primera parte agonizaba cuando timur anotó el gol que dio la paridad en los cartones (44', 1-1).

Sin cambios en la visión
Uzbekistán salió a la segunda parte con las mismas intenciones: atacar y conservar la posesión de la pelota. Abbosbek confirmó esto con un disparo que apenas salió desviado del poste derecho. Khkimov y Davlatov probaron sin suerte a la portería de la República Checa. 

Abbosbek se convirtió en la figura del encuentro, cuando un potente disparó que coronó una gran jugada al ataque perforó la red de la República Checa, poniendo la ventaja definitiva para Uzbekistán (73', 1-2). 

El número 6 tuvo todavía otras oportunidades que pudieron tranquilizar a su equipo, pero al minuto 78 y 81 perdió dos oportunidades, una con una gran atajada del portero checo y la otra con un balón que pasó a centímetros del poste.