México venció 3-0 a Argentina y clasificó a la final de la Copa Mundial Sub-17 de la FIFA EAU 2013, tras el partido jugado el 5 de noviembre en Abu Dabi. La Albiceleste desperdició un penal en el principio y luego los aztecas, actuales campeones, sacaron a relucir su experiencia en este tipo de competición.

Los primeros minutos fueron electrizantes. A los 2', Argentina dispuso de un penal que pateó Sebastián Driussi y atajó, de manera notable, el arquero Raúl Gudiño.

Cuando los sudamericanos parecían estar mejor parados, con un muy buen inicio, México logró abrir el marcador a partir de un balón parado. Luego de un tiro de esquina, Salomón Wbias cabeceó dentro del área y encontró a Iván Ochoa, quien también con su parietal derecho lo envió al fondo de la red (0-1, 5').

La Albiceleste estuvo cerca a los 17' luego de una buena acción de Leonardo Suárez, pero Marcos Astina definió al cuerpo del golero. Los aztecas también llegaron con un fuerte remate de Alejandro Díaz, que salió cerca del poste izquierdo.

México tenía más la pelota pero pegó de nuevo con un tanto similar al primero: dos cabezazos dentro del área y otro gol de Ochoa (0-2, 21').

Los argentinos, que sufrieron la expulsión de Joaquín Ibañez, pudieron haber concretado en una jugada en la que Luis Leszczuk habilitó a Driussi, pero el atacante disparó desviado.

Menor intensidad y sentencia
El complemento decayó en emotividad. Tal vez porque los aztecas sintieron el encuentro controlado en todo momento y los argentinos entraron en desesperación al no poder concretar.

En esa tónica, los sudamericanos fueron los que tuvieron las oportunidades más claras de convertir. A los 46 minutos, Driussi combinó con Leszczuk, aunque su tiro resultó suave y no fue problema para Gudiño.

A los 61', Argentina tuvo la más clara de la segunda mitad por intermedio otra vez de Driussi, quien recibió un centro de Nicolás Pinto, pero definió mansamente desde el punto del penal a las manos de Gudiño.

En el final, México salió un poco más y llegó con cierto riesgo, como en aquella acción entre Alejandro Díaz y Christian Tovar, cuyo disparo rebotó en Nicolás Tripichio y salió desviado. Los argentinos también estuvieron cerca en una jugada de varios rebotes en el área que finalmente controló el arquero.

El campeón defensor sentenció el pleito luego de una gran habilitación de Omar Govea, que dejó solo a Marco Granados, que no dudó para definir ante la salida de Augusto Batalla (0-3, 86'), quien más tarde vería la tarjeta roja.

En el partido decisivo, que se celebrará el 8 de noviembre a las 20 en Abu Dabi, México enfrentará a Nigeria, mientras que Argentina jugará con Suecia por el tercer puesto, en el mismo día y cancha, pero a las 17.