Brasil encontró los caminos al gol en el segundo tiempo, le ganó merecidamente a Rusia por 3-1 y ya está entre los ocho mejores de la Copa Mundial Sub-17 de la FIFA Emiratos Árabes Unidos 2013. El partido se jugó el lunes 28 de octubre en la ciudad de Abu Dabi.

Los sudamericanos siempre llevaron la iniciativa del encuentro. Gracias a un juego ordenado y fluido, monopolizaron la posesión del balón y a partir de ahí buscaron arrimar peligro al arco rival.

Pero fue allí, en los metros finales, donde el mejor ataque del torneo no estuvo fino, y apenas si inquietó al buen arquero ruso Anton Mitryushkin, quien contuvo un remate de Mosquito a los 10’ y sacó a puro reflejo un cabezazo de Danilo a los 30’.

Rusia, en cambio, se dedicó a cerrar los espacios y esperar sin tomar riesgos innecesarios en ataque. En ese contexto, el primer tiempo sin goles resultó un éxito para los europeos.

Los goleadores dan la cara
Brasil acentuó su dominio en el complemento, sobre todo tras la expulsión de Dmitriy Barinov. De tanto ir, finalmente tuvo premio a su ambición a través de Mosquito, quien anotó sin oposición su cuarto tanto del campeonato (1-0, 72’).

Rusia se vio obligada a salir de su zona de confort, y hasta pudo haber igualado cuando Marcos desvió un tiro libre de Dzhamaldin Khodzhanilazov.  Pero, con espacios, la Canarinha no perdonó, y estiró su ventaja por intermedio de Boschilia (2-0, 80’). El ahora líder de la tabla de artilleros, sin embargo, ya había sumado su segunda amarilla y se perderá el próximo partido.

El tanto de Aleksandr Makarov, en tiempo de descuento (2-1, 90’+1’), parecía ponerle al cierre del encuentro una cuota de incertidumbre que no había tenido hasta el momento, pero el mismo Boschilia se encargó de sentenciar el pelito en el último suspiro (3-1, 90’+3’).

De esta manera, Brasil irá en búsqueda de un lugar en semifinales el próximo viernes 1 de noviembre, cuando enfrente a México en Dubai. El partido será una revancha de la final de Perú 2005, que vio como vencedores a los norteamericanos.