Japón dio un primer paso importante en la Copa Mundial Sub-17 de la FIFA Emiratos Árabes Unidos 2013 al vencer a Rusia por 1-0. El partido, que cerró la jornada inicial del Grupo D, se disputó el viernes 18 de octubre en la ciudad de Sharjah.

Desde el comienzo quedó clara la propuesta de cada equipo. De un lado, el estilo organizado y de toque de los asiáticos, siempre dispuestos a elaborar cada jugada con calma. Del otro, el juego más físico y vertical de los europeos, a quienes les costó encontrar los espacios vacíos para hacerlo efectivo.

Así, el desarrollo se hizo parejo, con pocas acciones de peligro sobre los arcos. De hecho, el gol tempranero Kosei Uryu, producto de un tremendo chutazo desde unos 35 metros (0-1, 15’), fue la única diferencia entre ambos en el primer tiempo.

Una defensa efectiva
Poco cambió en el complemento. A pesar de las variantes que introdujo Dimitry Khomukha, a Rusia le costó generar situaciones claras, sobre todo porque Japón se las arregló para defenderse con la posesión del balón.

Si bien es cierto que pudo empatar a los 63’, cuando Ramil Sheidaev remató desviado tras un error de la zaga japonesa, no volvió a inquietar al rival hasta el final, pero a Alexandr Golovin también faltó puntería. Así, los asiáticos se quedaron con tres puntos que pueden ser claves en el futuro de la zona.

Por la segunda jornada, el próximo lunes 21, Japón enfrentará a Venezuela y Rusia irá por su recuperación ante Túnez.