Nigeria derrotó a México por 4-2 en el mejor partido hasta el momento de Chile 2015 y se clasificó para jugar la final de una Copa Mundial Sub-17 de la FIFA por octava vez en su historia. El encuentro se jugó el jueves 5 de noviembre en el estadio Municipal Ester Roa de Concepción.

El primer tiempo fue tan entretenido como se esperaba. México dominó a su rival durante media hora porque ganó el duelo en las bandas, donde descollaron Kevin Lara por derecha y Kevin Magaña por izquierda.

De hecho, el Tri abrió el marcador a través de Magaña, quien definió con tranquilidad tras un centro de Lara (1-0, 8'), aunque pudo haber anotado al menos otros dos tantos. Sin embargo, Lara erró un gol increíble y Akpan Udoh, con ayuda del travesaño, le ahogó el festejo a José Esquivel.

Un golazo tras otro
Nigeria, que hasta ahí no había inquietado, encontró respuestas individuales a su falta de juego, y lo dio vuelta con dos golazos. El primero, de tiro libro por parte de Kelechi Nwakali (1-1, 35'); el segundo, con un remate a la carrera de Orji Okwonkwo (1-2, 43').

Si la primera etapa resultó buena, la segunda fue excelente. El extraordinario tanto del lateral Diego Cortés, tras gambetear a cinco contrarios (2-2, 60'), le devolvió la ilusión a México, pero Nigeria respondió rápido a través de Osinachi Ebere (2-3, 67').

Obligado a ir por el empate, México echó el resto y dejó espacios atrás. Nigeria no supo aprovecharlos, pero igual definió el asunto cuando Victor Osimhen cambió por gol un penal de Esquivel sobre Lazarus (2-4, 83').

Nigeria, entonces, jugará la final del torneo el próximo domingo 8 de noviembre ante Mali en Viña del Mar. Un rato antes, allí mismo, México buscará el podio ante Bélgica.