Un gol de penal en la última jugada del encuentro le permitió a Brasil vencer a Nueva Zelanda por 1-0 y clasificarse a los octavos de final de la Copa Mundial Sub-17  de la FIFA Chile 2015. El partido se jugó el miércoles 28 de octubre en el estadio Sausalito de Viña del Mar.

Los sudamericanos tuvieron total control de la posesión y del campo de juego durante el primer tiempo, aunque les costó progresar en ataque debido a la pegajosa marca del rival, que hizo hombre en zona.

Aún así contaron con cuatro situaciones netas de gol, pero una milagrosa intervención de Luke Jonhson y tres muy buenas atajadas de Michel Would, dos de ella en una misma jugada, le privaron de la ventaja.

Hasta ahí, Nueva Zelanda no logró mucho más que correr detrás del balón. Las pocas veces que lograron filtrar algún pase detrás de la defensa brasileña, sus delanteros perdieron en velocidad. De hecho, no patearon ni una vez al arco en los 45 minutos iniciales.

Brasil mantuvo el dominio en el complemento, pero careció de ideas para dar la puntada final. Nueva Zelanda, en cambio, tuvo su oportunidad dorada cuando en su primera incursión profunda Kleber derribó en el área a Lucas Imrie, pero James McGarry tiró el penal a las nubes (68').

El duelo ganó en tensión. Cuando todo hacía pensar que iban a ser necesarios penales, McGarrry derribó en el área a Luis Henrique, quien se encargó de cobrar la falta y darle la clasificación a los suyos (1-0, 90'+6').

Brasil, se queda entonces en Viña del Mar, donde el próximo domingo 1 de noviembre enfrentará al ganador de Nigeria y Australia por un lugar en semifinales.