Brasil goleó sin mayores complicaciones a Guinea 3-1 y se clasificó a los octavos de final de la Copa Mundial Sub-17 de la FIFA como segundo en el Grupo B. El partido, que resultó en la eliminación de los africanos, se jugó el viernes 23 de octubre en el estadio Sausalito de Viña del Mar.

Durante 35 minutos Brasil se mostró como un equipo sólido atrás, de juego fluido en el medio y capaz de de dañar en cada ataque a partir del hábil Lincoln, bien secundado Leandro y Andrey.

Parte de ese dominio se debió a cierta inocencia defensiva de Guinea: primero, en el penal que el arquero Moussa Camara le cometió a Leandro, y que Lincoln cambió por gol (0-1, 14'); luego al dejar en soledad a Leandro, quién anotó de cabeza el segundo tras un tiro libre del propio Lincoln (0-2, 33').

Los africanos lograron filtrar algunos pases en la zaga brasileña, pero entonces quedó expuesto el poco peso ofensivo que mostraron en la primera mitad.

La expulsión de Lincoln tras el pitazo final, por un encontronazo con un rival, envalentonó a Guinea, que apuró a Brasil pero chocó con Juliano, como en aquellos remates de Naby Bangoura y Jules Keita.

Si bien los sudamericanos jamás se tiraron atrás, fue a través de un perfecto contragolpe, definido por Arthur, que sentenciaron el pleito (0-3, 67'). El buen tanto de Morlaye Sylla fue un premio para Guinea, que jamás se rindió (1-3, 83').

Como segundo de su zona, Brasil enfrentaré en octavos de final al segundo del Grupo F. Ese duelo se jugará el miércoles 28 en Viña del Mar.