Copa Mundial Sub-17 de la FIFA Nigeria 2009

Copa Mundial Sub-17 de la FIFA Nigeria 2009

26 Octubre - 17 Noviembre

Copa Mundial Sub-17 de la FIFA 2009

Okoro: "Aún falta lo mejor"

Nigeria's Stanley Okoro in Calabar
© Action Images

Es sábado por la tarde. Los jugadores de la República de Corea parecen desconcertados ante la avalancha de seguidores locales apostados junto a la valla de su sesión de entrenamiento vespertina. Es cierto que los ágiles asiáticos han hecho muchos amigos con su fútbol dinámico aquí en Nigeria, pero el tamaño de la multitud sigue siendo inverosímil. Mientras los Guerreros Taeguk realizan ligeros estiramientos mirando perplejos a los cientos de espectadores, se oye el ulular de una sirena en la distancia.

El autobús del equipo nigeriano, precedido por una estridente escolta policial, entra por las puertas del estadio U. J. Esuene exaltando los ánimos de la concurrencia. Ya no hay ojos para los asiáticos, pues los hinchas rodean al enorme vehículo recién llegado tocando silbos y cornetas de plástico y gritando a sus jugadores favoritos mientras éstos descienden del vehículo uno por uno.

"Son jugadores tan fabulosos, tienen tanta calidad", comenta a FIFA.com sin perderse la escena Victor Amah, un muchacho de 13 años que asiste a la famosa Academia Nacional de Fútbol Juvenil. "El lunes ganaremos 6-0", exclama el chaval oriundo del estado de Benue contemplando dulcemente la melancólica puesta de sol que ilumina a los surcoreanos durante sus prácticas. "Corea es bastante buena, pero nuestros Aguiluchos son fuertes", añade con la cabeza ligeramente girada hacia la izquierda para contemplar a sus ídolos domésticos.

Victor y sus amigos de la Academia ponen todo su empeño en seguir los pasos de estas Súper Águilas sub-17, que comienzan su segunda sesión de entrenamiento de la jornada cantando al unísono un gospel nigeriano y levantando la vista al cielo rosáceo y púrpura. "Por supuesto, todos los jóvenes del país quieren vestir la camiseta verde de la selección nacional. Ése es mi sueño", nos confiesa el chaval.

El lugar especial de Okoro
"Calabar es un lugar especial", afirma Stanley Okoro, una de las estrellas más brillantes de Nigeria en este certamen, mientras se toma un descanso de la sesión y de la perpetua vigilancia del seleccionador John Obuh. "Yo pasé cuatro años aquí, y miren ahora lo que hacen los seguidores y el cariño que nos muestran. Es increíble".

Okoro, que ha marcado dos goles de momento, ha sido un factor clave en la posición de centrocampista ofensivo, desde donde ayudó a los suyos a cruzar a cuartos con una actuación abrumadora en el contundente 5-0 sobre Nueva Zelanda en la ronda de octavos. Este volante, nativo del estado de Edo, se mudó a Calabar cuando tenía la edad actual de Victor y con el propósito de aprender a jugar al fútbol en la misma Academia Juvenil, destino predilecto de los aspirantes a futbolistas del país.

"Tuvimos un comienzo algo difícil", Okoro admite, trocando la amplia sonrisa que exhibía mientras hablaba de Calabar por un gesto más serio. "Pero estamos mejorando con cada partido que jugamos. Eso es una señal muy buena", valora el jugador del Heartland FC. "Y en nuestro primer encuentro en Calabar queremos obtener un buen resultado y ofrecer un gran espectáculo a los fantásticos hinchas de esta ciudad", resalta el número 8 mientras observa a los jugadores surcoreanos retomando sus pertenencias y abandonando mayormente desapercibidos el estadio ya de noche.

Ni siquiera los relámpagos ni el ruido de los truenos pueden dispersar a la muchedumbre que se ha congregado en torno al recinto de Esuene. Cuando los futbolistas nigerianos suben a su propio bus para ir a descansar a su alojamiento cerca de Tinapa, los aficionados rompen filas en torno al campo y se dirigen a los pequeños bares y tabernas de los alrededores. Es sábado por la noche en Calabar y, mientras empieza a fluir la cerveza, no se habla de otra cosa que de la gran cita del lunes de los Súper Águilas.

De repente surge de la oscuridad un famoso astro juvenil nigeriano de otros tiempos. Jonathan Akpoborie, que ahora ejerce de representante, fue un miembro clave del once de Nigeria que ganó la primera edición de la Copa Mundial Sub-17 de la FIFA en China 1985. "Estos jóvenes jugadores, estos Aguiluchos, son buenos, y yo tengo plena confianza en ellos. Puede que sean hasta mejores que nosotros en 1985", concede Akpoborie después de saludar y de dar un fuerte abrazo a Garba Lawal, su ex compañero de equipo en las Súper Águilas y actual segundo entrenador de la selección sub-17 de Nigeria.

Explora este tema

Notas recomendadas

Nigeria's Golden Eaglets land in Calabar

Copa Mundial Sub-17 de la FIFA 2009

Nigeria's Golden Eaglets land in Calabar

08 nov. 2009