Copa Mundial Sub-17 de la FIFA Corea 2007

06 - 28 octubre

Copa Mundial Sub-17 de la FIFA 2007

Una primera vez inolvidable

Radiante aún por el triunfo de su equipo sobre España (3-0), Oladele Ajiboye se muestra encantado de hablar con FIFA.com. La conversación toma un giro inesperado cuando surge el tema de la tanda de penales.

"No soy un especialista en parar penales, ni mucho menos", sonríe. "He sido portero toda mi vida, pero ésta ha sido mi primera tanda. Por eso lo celebré tanto al parar el segundo lanzamiento. Me puse contentísimo".

"A diferencia de algunos guardametas que miran a los lanzadores a los ojos o a los brazos, yo espero a ver por dónde va a ir el balón y entonces lo sigo. Como he parado dos de los penales, yo diría que ésta ha sido mi mejor actuación como portero".

A lo largo de todo el tornero, Ajiboye ha sido uno de los jugadores más regulares de Nigeria. Mientras sus compañeros Macauley Christantus, Rabiu Ibrahim y Sheriff Isa saltaban a los titulares por su tino frente a la portería rival, al cancerbero de 1.78 metros de estatura no le importaba permanecer en la sombra.

Pero el adolescente de 17 años, que juega en el Prime nigeriano, se convirtió en la pesadilla de los españoles en varios momentos cruciales del encuentro, especialmente en el último tramo del tiempo reglamentario, en el que frustró los ensayos de Daniel Aquino y Iago. Se tiró a su izquierda para detener el tiro raso de Aquino, pero el momento más especial para Ajiboye fue detener un disparo elevado del promesa del Barcelona.

"Creo que la mejor parada que hice en el partido fue en respuesta a Iago", señala. "Cuando él golpeó el balón, pensé que se iba alto, pero por si acaso estiré la mano para empujarlo por encima del travesaño".

"Al hacerlo, acabé todo enredado entre las mallas, pero tomé la decisión correcta. Si lo hubiera dejado, probablemente habría entrado, y nos habría costado mucho empatar en el poco tiempo que quedaba".

Por eso esta noche, es Ajiboye quien disfruta de la atención de los focos. El carismático guardameta fue manteado por sus compañeros de equipo después de que neutralizara el penal de Iago. Él está convencido de que el recuerdo de esta victoria no se le olvidará en mucho tiempo.

"Estoy en la cima del mundo", dice sonriendo. "Estoy contento porque hemos hecho historia. Hemos emulado la hazaña de los jugadores nigerianos que ganaron este campeonato dos veces en su día. Antes del Mundial, nos conjuramos para regresar a casa con el trofeo, ¡y lo hemos logrado!".

Explora este tema