• Los sub-17 indios, orgullosos de haber abierto nuevas vías para su fútbol
  • El país anfitrión, eliminado del Mundial sub-17 tras tres derrotas seguidas
  • Matos: “Hemos iniciado el proceso”

Cuando a la India le dieron la oportunidad de organizar la Copa Mundial Sub-17 de la FIFA 2017, estaba claro que iba a ser una competición que rompería moldes, además de iniciar al público indio en un fútbol al máximo nivel.

Naturalmente, había mucha expectación por ver cómo le iría a la selección anfitriona en la primera participación de su país en una competición de la FIFA. La misión era muy ardua, tras haber quedado encuadrada en un grupo complicado junto a Colombia, Ghana y Estados Unidos.

Aunque el espíritu y los esfuerzos que derrocharon los jóvenes jugadores indios en sus tres partidos del Grupo A hicieron sentirse orgullosos a sus compatriotas, la calidad de los rivales resultó demasiado para los locales, que se despiden del Mundial sub-17 con 3 derrotas seguidas.

Ahora que su andadura ha concluido, reina una sensación de satisfacción por lo que ha conseguido este equipo. “Estoy contento de que fuese la primera vez que la India jugaba un Mundial”, resalta el capitán indio, Amarjit Kiyam, a FIFA.com. “El tiempo que hemos pasado todos jugando juntos en la India ha sido una magnífica experiencia”.

Apoyo inquebrantable
Lo que ha hecho tan especiales a los tres partidos de la India ha sido el apasionado apoyo recibido en el estadio Jawaharlal Nehru de Nueva Delhi. La repercusión del público en los esfuerzos de la selección india quedó patente en su forma de jugar contra sus rivales del Grupo A.  

“El apoyo que ha obtenido todo el equipo en Nueva Delhi es algo que recordaré toda mi vida, que jamás olvidaré”, continúa Kiyam. “Era la primera vez que la selección gozaba de semejante recibimiento, jugando en cualquier categoría, por lo que ha sido muy especial. Quiero dar las gracias a todos los aficionados que acudieron a animar al equipo en los tres encuentros”.

Seguir avanzando
Desde un principio, albergar este Mundial sub-17 y disputarlo formaba parte de un proyecto más amplio, para convertir a la India en una nación futbolística más encomiable. Queda la sensación de que la competición ha brindado un valioso punto de partida para conducir al país hacia nuevas cotas en este deporte.  

“Es importante que todos aprendan que el proceso del fútbol en la India tiene que empezar con niños de 4, 5 y 6 años en todas las escuelas”, declaraba el seleccionador sub-17 de la India, Luis Norton de Matos, tras la derrota por 4-0 ante Ghana de este jueves. “Ahora mismo, no puedes esperar que estos chicos ganen contra selecciones como Ghana o Colombia. Esta es una generación fantástica para el futuro, pero todas las cosas que debe hacer este país con la base se necesitan para obtener resultados. Aquí en la India, hemos iniciado el proceso”.

El propio Kiyam cree que el interés por el fútbol en la India seguirá tendiendo al alza. “Vamos a procurar seguir mejorando, mientras vamos avanzando”, concluye el centrocampista. “Creo que el fútbol indio está mejorando, así que el único camino es hacia arriba. Ahora que más gente está viendo fútbol e interesándose activamente por el fútbol, es algo que sólo puede ayudar al fútbol indio a medio y largo plazo”.