Copa Mundial Sub-17 de la FIFA Corea 2007

Copa Mundial Sub-17 de la FIFA Corea 2007

26 Octubre - 17 Noviembre

Copa Mundial Sub-17 de la FIFA 2007

Yakubu Alfa enriquece el botín de Nigeria

Más que una victoria, Nigeria ha obtenido una cosecha de éxitos en la Copa Mundial Sub-17 de la FIFA Corea 2007. Las Superáguilas, nuevo campeón del mundo tras imponerse a los penales en la final contra España, cuentan además en sus filas con Macauley Chrisantus, Bota de Oro y Balón de Bronce de adidas del campeonato. Por si fuera poco, el delantero Yakubu Alfa acaba de sumarse a la lista de galardones conseguidos por los africanos en la prueba coreana. El gol que anotó contra Colombia en octavos de final ha sido elegido como el mejor del torneo por los usuarios de FIFA.com.

Retrocedamos unas semanas en el tiempo, concretamente hasta el 30 de agosto de 2007. Estamos en el estadio Soccer Only Field de Gwangyang. Nigeria acaba de empatar contra Colombia y apenas faltan por disputarse siete minutos antes de tener que recurrir a la prórroga. Es el momento elegido por el joven Alfa para convertirse en el héroe de todo un país. A raíz de un saque de esquina botado rápidamente, el ariete nigeriano recibe el balón en el vértice del área grande de los Cafeteros. Su zurdazo con rosca, tan potente como preciso, se introduce irremisiblemente por toda la escuadra junto al segundo palo, y certifica el pase de los suyos a cuartos.

Este soberbio lanzamiento no sólo colmó de felicidad a los numerosos seguidores de las Superáguilas, sino que también cautivó la atención de los usuarios de FIFA.com. Con una nota de 4.4 sobre 5, el gol de Yakubu Alfa ha sido el más valorado de los diez seleccionados por el equipo editorial del sitio de la FIFA. Supera por un estrecho margen a la joya que el japonés Yoichiro Kakitani (4.3) fabricó ante Francia. En el tercer partido del Grupo D disputado en Goyang, los nipones estaban obligados a asegurar el empate para continuar su aventura. Kakitani encarriló el encuentro para su equipo justo antes del descanso. ¡Y de qué manera! En el minuto 45, el futbolista del Cerezo Osaka recuperó el balón en su campo y vio adelantado al guardameta Abdoulaye Keita. Recién franqueada la línea media, el joven prodigio lanzó un potente globo de una precisión milimétrica que hizo inútil la reacción del arquero galo. Desgraciadamente para los Samurais Azules, los franceses se mostraron menos espectaculares pero más eficaces en la segunda mitad, y encontraron dos veces el camino de la portería rival.

Los internautas de FIFA.com se mostraron decididamente aficionados a los pepinazos, pues el tercer clasificado ex aequo de esta lista fue el togolés Lalawele Atakora (4.1), autor de una potentísima semivolea contra la República de Corea. Los defensas surcoreanos pensaron que habían hecho lo más difícil al despejar de cabeza un golpe franco peligroso, pero no contaron con el temple del centrocampista de los Gavilanes. Bien colocado para aprovechar el rebote del esférico, el número 7 togolés no se lo pensó dos veces y expidió un misil que se incrustó junto al travesaño de la portería defendida por Seung Gyu Kim, el guardameta de los Guerreros Taeguk. Fue una realización espectacular pero inútil, pues los africanos acabaron inclinándose por 1-2, y salieron de la competición en la primera ronda.

Atakora comparte el tercer peldaño del podio con otro africano, el ghanés Ransford Osei (4.1). Pero en este caso, más que una hazaña individual, fue una acción colectiva de gran belleza la que se vio premiada por los votantes de FIFA.com. En el segundo choque de la liguilla en el Grupo F, el atacante de las Estrellas Negras definió con acierto un contraataque de libro contra Alemania. El volante Abeiku Quansah, tras recibir un pase de su defensa central a unos 25 metros de su línea de fondo, metió la directa para atravesar a una velocidad endiablada todo el carril derecho, se deshizo de cuatro adversarios por el camino, y habilitó a Osei al borde del fuera de juego. Al primer toque, la Bota de Plata del campeonato deslizó su golpeo entre las piernas del guardameta Fabian Giefer.

Estas cuatro dianas son, según las papeletas contabilizadas, las más espectaculares de la cosecha de 2007 de la Copa Mundial Sub-17 de la FIFA. Pero las otras seis perlas descubiertas sobre la gleba coreana no tienen mucho que envidiarles. El alemán Dennis Dowidat, los brasileños Alex y Tales, el colombiano Christian Nazarith y el tayiko Fatkhullo Fatkhuloev pueden estar tranquilos: sus goles tendrán un lugar reservado en el corazón de los amantes del deporte rey, y ellos han demostrado que el talento no depende de la edad.

Explora este tema