Nigeria tuvo que llegar a los penales para derrotar a España en la final de la Copa Mundial Sub-17 de la FIFA 2007 y hacerse con su tercer Mundial de la categoría.