Con un doblete de Eugenie Le Sommer, Francia le dio vuelta el partido a Argentina para vencerla por 3-1 y se clasificó a los cuartos de final de la Copa Mundial Femenina Sub-20 de la FIFA Chile 2008. El encuentro, válido por el Grupo B, se disputó este miércoles por la tarde en el Estadio Municipal de la Florida, Santiago.

A pesar de que la obligación mayor recaía sobre las sudamericanas, que necesitaban la victoria para soñar con la clasificación, fueron las europeas quienes dominaron el encuentro desde el arranque. Físicamente superiores, supieron manejar el balón casi a su antojo, generando varias oportunidades claras para abrir el marcador.

A los 3', la defensa argentina tuvo problemas para rechazar el balón, que le cayó servido a Livia Jean, pero su remate a quemarropa dio en el cuerpo de la arquera Guadalupe Callelo. A los 19', Marie-Laure Delie erizó los pelos de sus rivales, tras errar el arco por centímetros, al igual que Le Sommer tres minutos después, esta vez con un cabezazo de emboquillada que no fue gol de casualidad.

Argentina, hasta ese momento, era sólo la habilidad y coraje de María Belén Potassa, pero la falta de una socia con características similares la dejaba sola contra todas sus rivales. Si sostenía el 0-0 era por obra y gracia de Calello, quien dos veces más evitó la caída de su arco, primero ante Machart y luego frente a Loze.

Sin embargo, Francia pagaría caro su falta de puntería a los 42': Carina Núñez sirvió un centro desde la izquierda que Florencia Jaimes, de cabeza, transformó en el inmerecido 1-0.

Stephane Pilard se jugó una carta importante en el entretiempo, al quitar a la peligrosa Delie para meter un doble cambio, haciendo entrar a Kheira Hamraoui y Marine Pervier. Sin embargo, fueron los minutos más confusos de su equipo, que en ese momento se estaba quedando afuera del torneo.

Argentina, sin embargo, no supo sacar provecho. Y una vez que Francia retomó el control del juego, apareció el gol tranquilizador de Le Sommer, quien anotó con una imponente volea tras un centro de Loze. Las galas mantuvieron el pie sobre el acelerador y tuvieron su premio a diez del final, otra vez por intermedio de Le Sommer.

El tanto de Machart decoró el 3-1 final, y desató el festejo de las francesas por haber logrado el objetivo más allá del esfuerzo requerido. Las argentinas, en cambio, se despidieron del torneo con la frente en alto.