"Creo que hoy teníamos que haber atacado más por las bandas. En realidad, nuestra gran virtud es nuestra fuerza mental. Sin embargo, mis jugadoras han estado muy nerviosas en la final, sobre todo en la primera mitad. Por eso no nos fue posible desplegar el rendimiento que hemos venido ofreciendo en los partidos anteriores. Con todo, creo que este equipo será la base de la nueva selección femenina de la RDP de Corea, al igual que ocurrió con la generación que ganó el trofeo en Rusia 2006", Choe Kwang Sok, seleccionador de la RDP de Corea.

"Si bien he ganado la Bota de Plata, lamento mucho que no hayamos podido defender el título de la Copa Mundial Femenina Sub-20", Ri Ye Gyong, centrocampista de la RDP de Corea.

"Hemos ganado el título, porque hemos defendido muy bien a lo largo de todo el campeonato y porque Sydney [Leroux] y Alex [Morgan] han marcado tantos goles. Para festejar más títulos como éste, Estados Unidos tiene que hacerse más exigente con su fútbol. Y con eso me refiero también a las futbolistas y los futbolistas, que deben ejercer su oficio con mayor grado de exigencia. De Chile puedo decir que mi equipo se ha enamorado completamente de este país", Tony DiCicco, seleccionador de Estados Unidos.

"Llegamos aquí con el sueño de conseguir el oro. Haber hecho realidad este sueño ahora es un sentimiento que no puedo expresar con palabras. Es increíble. Nunca en mi vida me he sentido como en este momento. Después del pitido final, todas nos hemos echado a llorar de felicidad", Sydney Leroux, delantera de Estados Unidos.