Gracias al quinto gol de Sydney Leroux en el torneo, Estados Unidos derrotó este jueves a Alemania en Coquimbo y se clasificó para disputar la final de la Copa Mundial Femenina Sub-20 de la FIFA Chile 2008. Las norteamericanas, que estarán por segunda vez en su historia en el partido decisivo de la competencia, enfrentarán a la campeona defensora RDP de Corea.

Los dos equipos mostraron un juego veloz en el comienzo, atacándose mutuamente sin ningún tipo de especulación. Sin embargo, como Alemania estuvo menos precisa a la hora del manejo del balón, Estados Unidos se mostraba cada vez más segura a medida que corrían los minutos.

A los 4', Nikki Washington intentó enviar un centro desde la derecha, pero el mismo se transformó en un remate directo al arco que rebotó en un poste. Por suerte para las alemanas, ninguna rival estaba a tiro para empujar el balón el gol. Nueve minutos después, en cambio, fue Alisa Vetterlin quien evitó la caída de su valla, al desviar un disparo de Alex Morgan.

Estados Unidos finalmente lograría plasmar su dominio en la red a los 21': Washington hizo gala de su velocidad por la derecha y mandó un centro perfecto para la llegada de Leroux, quien se estiró para anotar el merecido 1-0, con la ayuda de Bianca Schmidt. La misma Leroux estuvo a punto de anotar el segundo, pero su intento salió desviado por poco.

¿Qué hacía Alemania? Lisa y llanamente, lo que podía. Porque Eli Reed controlaba a Katharina Baunach y la capitana Keelin Winters cubría a sus compañeras con maestría, a punto tal que las europeas no tuvieron ninguna situación clara en la primera mitad.

Después del descanso, las teutonas modificaron la táctica, apostando a un más ofensivo 4-3-3. No obstante, Estados Unidos mantuvo el control del juego, sobre todo por la ventaja que sacaba en los duelos uno contra uno. Su arma más peligrosa siguió siendo Leroux, quien primero erró un cabezazo por poco y luego no pudo conectar un gran pase de Morgan.

Recién a los 70' Alemania tuvo su primera gran oportunidad, y fue gracias a un remate de media distancia ejecutado por Sylvie Banecki, detenido con seguridad por Alyssa Naeher. Doce minutos después probó suerte su hermana gemela Nicole, pero esta vez el balón salió desviado.

Las europeas buscaron una y otra vez la manera de romper el cerco defensivo norteamericano, pero ante la falta de resultados debieron seguir intentando con remates lejanos, que siempre terminaron en las manos de la sólida Naeher.

De esta manera, Estados Unidos terminó por frustrar a Alemania, imponiéndose por la minima en el resultado, es cierto, pero habiendo dado una muestra de solidez colectiva que pone a sus chicas a tiro de la segunda corona de la categoría.