Suecia dio la vuelta al marcador en un partido muy disputado frente a Nueva Zelanda (2-1), que a punto estuvo de dar la sorpresa en la apertura del Grupo B. El encuentro, disputado el 13 de julio en el estadio de la Copa Mundial Femenina Sub-20 de Bielefeld, se definió con dos tantos de Goransson.

Ambos equipos fueron fieles a su estilo de ataque, y lo demostraron en los primeros minutos con un partido muy vivo y con alternancia en las ocasiones de gol. Suecia lo intentó con más ahínco con un disparo al palo de Sofia Jakobsson.

Sin embargo, fueron las All Whites las que abrieron el marcador. En un error de la zaga sueca, Hannah Wilkinson se impuso de cabeza a una rival tras un pase largo, y luego del error en el despeje, disparó colocado al palo contrario para dar la sorpresa en Bielefeld (0-1, 33').

A golpe de pulmón
A Suecia le costó arrancar en la segunda mitad, pero superados los diez minutos de la reanudación, un robo en el mediocampo de Sofia Jakobsson propició la carrera de la delantera hasta llegar al área y ceder a Antonia Goransson para lograr la igualada (1-1, 56').

Nueva Zelanda intentó aguantar el marcador, pero el cansancio hizo mella en sus jugadoras, que cedieron la pelota ante unas suecas que ya iban lanzadas hacia la victoria. Poco después, Goransson volvió a escaparse por la banda izquierda, superó a varias defensas y no dudó en disparar. La buena suerte acompañó a la goleadora, ya que el rechace de Erin Nayler, rebotó en ella para volver hacia la portería mansamente (2-1, 67').

Un tanto de fortuna que dio el triunfo y los primeros tres puntos en un grupo que, a priori, se anticipa sumamente reñido. Suecia se aúpa al liderato del Grupo B por delante de la RDP de Corea, y esperará a Brasil el 16 de julio, mientras Nueva Zelanda se jugará sus opciones frente a las subcampeonas de la RDP de Corea.