Japón hizo los deberes pero no le alcanzó: a pesar de su clara victoria sobre Inglaterra por 3-1, las niponas terminaron terceras en el Grupo C detrás de México y Nigeria y se quedaron a las puertas de los cuartos de de final de la Copa Mundial Femenina Sub-20 de la FIFA Alemania 2010. El partido se jugó este miércoles 21 de julio en la ciudad de Bielefeld.

Obligadas a ganar como primera medida, para luego ver si los tres puntos les alcanzaban o no para seguir en el torneo, japonesas e inglesas salieron a atacar desde el arranque, aunque cada una con sus armas. Así, mientras las asiáticas apostaron a su toque en velocidad, las europeas plantearon un juego basado en pelotazos largos e intentos de media distancia.

De hecho, Inglaterra contó con la primera situación al minuto justamente con un largo remate de Jordan Nobbs, que Erina Yamane contuvo atentamente. Sin embargo, las asiáticas tomaron rápidamente el control del desarrollo y respondieron 60 segundos después, con un centro de Yuria Obara que Emi Nakajima no pudo conectar por centímetros.

Más allá de aquel tiro libre de Michelle Hinnigan desde 25 metros, desviado al córner por Yamane con la palma de su mano a los 12’, Japón siguió siendo más. Paulatinamente, acumuló méritos para abrir el marcador: a los 15’, Iwabuchi exigió a Rebecca Spencer; dos minutos después, una volea de Nakajima se perdió apenas por encima del horizontal… 

Goles y malas noticias
A nadie extrañó, entonces, que las asiáticas encontraran la apertura del marcador al promediar la etapa, cuando la misma Nakajima apareció por detrás de todos para empujar al gol un envío cruzado de Obara (1-0, 20’).

Japón no se dejó estar y dos veces acarició el segundo antes del fin de la etapa, pero Takase cabeceó por sobre el larguero e Iwabuchi se cruzó inoportunamente a un disparo con olor a gol de su compañera Nakajima.

Si bien Inglaterra obligó a Yamane a alguna intervención aislada, Japón mantuvo el control de las acciones en el complemento, aunque recién recogió los beneficios cuando Natsuki Kishikawa finalmente pudo vulnerar otra vez a Spencer (2-0, 74’). Las europeas bajaron la guardia y Kishikawa aprovechó para definir el pleito al anotar su segundo tanto (3-0, 78’).

Sin embargo, justo en ese momento llegaron las malas nuevas de que México le había empatado a Nigeria en Bochum, resultado que dejaba a las japonesas afuera del Mundial.

Quizás fue esa distracción la que le permitió a Inglaterra encontrar el descuento a través de un penal convertido por Toni Duggan (3-1, 83’). De allí hasta el final, las nipones se dedicaron a esperar un milagro que jamás llegó, despidiéndose así del torneo con un sabor agridulce en su boca.