La selección anfitriona disputará la final de la Copa Mundial Femenina Sub-20 de la FIFA Alemania 2010 tras derrotar con autoridad y contundencia a la República de Corea por 5-1 con dos goles de Alexandra Popp, máxima anotadora del torneo. El partido de semifinales se disputó bajo una intensa lluvia en el estadio de Bochum el miércoles 29 de junio.

Se vio un buen juego de combinación en el centro del campo por parte de ambos equipos, con lo que las ocasiones se alternaron en ambas porterías. Un cabezazo de Sylvia Arnold y una volea de Jung Hae-In pusieron a prueba a las arqueras en los primeros compases. Con pocos espacios en el centro, se buscaron los huecos por los laterales. Así, encontró el primer gol Alemania. Tabea Kemme progresó por la izquierda y cruzó un balón al segundo palo donde Svenja Huth enganchó el remate a seis metros del arco (1-0, 13’).

La goleadora Popp tardó en encontrarse cómoda en el campo y, por lo tanto, fueron Arnold y Kim Kulig quienes llevaron peligro. Ésta última fue quien dobló ventaja con un disparo desde 20 metros (2-0, 26’).

La portera coreana Moon So-Ri, que falló en el despeje de ese balón, tuvo mucho trabajo para frenar a Arnold ante quien se lució en un par de ocasiones.

La Mannschaft arrolló en la segunda mitad
Tras el descanso, las locales, animadas por la numerosa y ruidosa afición, saltaron con hambre de más. Y no tardaron mucho tiempo en saciar ese apetito goleador. Popp demostró su instinto ante la portería rival y aprovechó el rechace de la arquera asiática tras un buen remate de Arnold para enviar mansamente la pelota al fondo de la red (3-0, 50’). El cuarto cayó inmediatamente y de manera similar al segundo: disparo fuerte y lejano de Kulig y fallo de Moon (4-0, 53’).

La primera buena ocasión de la República de Corea llegó con un disparo desde fuera del área de su mejor jugadora, Ji So-Yun. Fue ella quien hizo el gol del honor asiático, al culminar en un mano a mano con la portera alemana una impresionante jugada personal en la que superó a tres defensoras rivales (4-1, 64’).

La goleadora alemana Popp dejó su cuenta personal en nueve goles al completar la manita alemana transformando el penal con el que se sancionó una mano de una defensora coreana en el área (5-1, 67’).

Con tamaño resultado, las asiáticas bajaron los brazos y parecieron rendirse a la evidencia de la derrota pues tras el quinto gol ya no inquietaron a la zaga local. Alemania, satisfecha con el resultado, tampoco forzó la máquina y se dedicó a mantenerse firme en defensa hasta el pitido final, poniendo rumbo directo a Bielefeld para disputar el título el próximo domingo 1 de agosto.