“Hemos ganado el partido y eso es lo único que importa. Ha sido estupendo conseguirlo ante nuestro propio público. Nuestro sueño se ha hecho realidad: hemos triunfado en la final. Como el año pasado no logramos buenos resultados, nuestro sueño desde el principio de esta fase final ha sido perfeccionar nuestro fútbol y jugar mejor. Tras la liguilla de grupos, tuve la seguridad de que podíamos conseguirlo, como así ha sido. No ha sido precisamente agradable enfrentarse al marcaje individual que planteó Nigeria, y al cabo de los primeros 15 minutos nos olvidamos de seguir corriendo. Por la forma en la que ha planteado el partido, se comprende por qué Nigeria ha llegado a la gran final. Hoy nos ha puesto las cosas muy difíciles. Confío en que muchas de nuestras jugadoras puedan dar el salto a la selección absoluta y participar el año que viene en la Copa Mundial. A ellas les corresponde ahora seguir trabajando con dedicación y entrega. Espero que lo consigan”, Maren Meinert, seleccionadora de Alemania.

“Como es lógico, en todas las batallas hay ganadores y perdedores. El partido ha terminado como ha terminado, y tenemos que aceptarlo. Nos satisface pensar que en ningún momento hemos presentado un combate fácil, y confiamos en que nos salgan mejor las cosas en la próxima competición. El primer gol supuso un buen mazazo, porque todavía no nos habíamos metido del todo en el partido y nos faltaba concentración. Las jugadoras estaban avisadas, les habíamos dado las instrucciones precisas, pero pasó lo que tenía que pasar y hay que aceptarlo. Hoy tampoco hemos aprovechado las ocasiones creadas. Cuando desperdicias oportunidades, tu defensa sufre cada vez más presión y, si no es lo suficientemente fuerte, al final se desploma. Si al menos hubiéramos aprovechado el 50% de las ocasiones que hemos creado, habríamos anotado muchísimos más goles en esta competición”, Ndem Egan, seleccionador de Nigeria.

“Éste es el mejor día de mi carrera. Me llevará tiempo hacerme a la idea de qué ha pasado hoy y en toda la competición. En cuanto al Mundial del año que viene, tengo que mejorar mi técnica para participar. ¿Que si resulta agotador tener que subir tres veces a levantar trofeos? No, es un honor y lo he disfrutado a tope. La verdad es que tampoco tendré mucho tiempo para pensar demasiado en estos premios, porque dentro de dos días me voy de gira por Irlanda del Norte con mi club”, Alexandra Popp, carrilera alemana, ganadora de la Bota de Oro y del Balón de Oro adidas.