El triunfo por 1-0 ante Ghana no fue suficiente para que la RP de China desbancase a Estados Unidos de la segunda posición del Grupo D. En el partido disputado el lunes 27 de agosto en el estadio Komaba de Saitama, la selección asiática se impuso con un gol de Zhao Xindi, pero ambos equipos se despidieron del torneo.

Las africanas lo hicieron sin puntos en su casillero y sin siquiera anotar un gol. Para las jóvenes Rosas de Acero, el acierto de Xindi tras un pase en el área de Han Jianyuan (1-0, 35’) no fue suficiente para contrarrestar el gran déficit goleador que acumulaban respecto a las norteamericanas, quienes se metieron entre las ocho mejores a pesar de caer ante Alemania.

Curiosamente, fue Ghana quien controló mejor el balón mientras China se encomnendó al contragolpe, una táctica que no dio los resultados esperados. De hecho, fueron las ghanesas quienes tuvieron las ocasiones más claras, como un balón que Florence Dadson estrelló en el larguero (4’) o un par de buenos tiros libres de Elizabeth Addo y Priscilla Saahene en las postrimerías del partido. Pero la suerte no estuvo de su lado y, finalmente, no lograron remontar el marcador adverso ni anotar el gol del honor.

La frase
"Es el primer torneo que jugamos en un tiempo y creo que podemos mejorar el nivel de nuestro fútbol femenino. Nos tocó un grupo muy difícil, pero estoy conforme con los resultados. Es ciertos que los otros tres países asiáticos avanzaron a cuartos de final, aunque eso no me frustra. Tenemos un futuro brillante por delante".
Yin Tiesheng, seleccionador de la RP de China.