Aaron McFarland, seleccionador de Nueva Zelanda
"Primero tenemos que disfrutar el resultado y la clasificación; después tenemos que esperar para saber quién será nuestro próximo oponente para entonces analizarlo. Esta primera clasificación en la competición es una recompensa al trabajo duro, no sólo en este torneo, sino desde años atrás. Esta es mi quinta Copa Mundial, la tercera para algunas jugadoras, y aprendimos algo nuevo en cada una de ellas".

Garabet Avedissian, seleccionador de Costa Rica
"Este marcador no refleja la diferencia entre los dos equipos, a pesar de que obviamente el mejor equipo ganó. No podemos volver al pasado, pero yo sé que venimos aquí a preparar el futuro del fútbol femenino de Costa Rica, con algunas jugadoras que van a representar al país por muchos años. Y esta experiencia no tiene precio. Venimos con jugadoras muy jóvenes, pero tenemos que enfrentar la verdad: en Costa Rica no tenemos mejores elementos de los que están en este equipo. Tomamos un riesgo cuando venimos con jugadoras jóvenes, pero al final será recompensado. No estamos regresando con malas memorias, cada Copa Mundial es una bendición, y nos sentimos muy afortunados de haber venido".