Copa Mundial Femenina Sub-20 de la FIFA Canadá 2014

5 agosto - 24 agosto

COPA MUNDIAL FEMENINA SUB-20 DE LA FIFA 2014

Orgullo y dolor en la despedida

© FIFA.com

En el deporte de competición, por sus propias características, la alegría de unos suele ser el resultado de la tristeza de otros. Por eso mismo, mientras algunas jugadoras bailaban, cantaban y celebraban por todo lo alto al final de la fase de grupos de Canadá 2014, otras se derrumbaban sobre el césped entre lágrimas.

¿Algo que lamentar? Quizás. Pero también una corriente de positividad unía a los ocho equipos eliminados, por no mencionar la gratitud por haber recibido una formación satisfactoria y sumamente importante. "Esta experiencia no tiene precio", ha declarado Carlos Garabet Avedissian, el seleccionador de Costa Rica,farolillo rojo del Grupo D.

"La mitad de nuestro equipo seguirá siendo elegible para el próximo Mundial Sub-20, aunque físicamente nuestras jugadoras no estaban preparadas todavía. Sin embargo, se trataba de un riesgo que debíamos correr con la vista puesta en el futuro. Aunque no hemos llegado a la segunda fase, hemos proporcionado a nuestras futbolistas los medios para conseguirlo en el futuro".

Con el mismo optimismo se expresó el homólogo de Avedissian en Paraguay, Julio Carlos Gómez, cuyo equipo terminó justo por delante de las Ticas. "Nos vamos muy orgullosos", insistió. "Tenemos jóvenes fantásticas y, en un par de años, veremos a estas jugadoras en otro Mundial".

Valiosas lecciones de futuro
Entre el resto cundía la idea de que, si bien las victorias son dulces, las derrotas pueden impartir lecciones más valiosas e inolvidables. De hecho, aunque todos los equipos que ahora se despiden hubieran preferido una estancia más prolongada, sus seleccionadores indicaron que, como competición destinada a la formación de futbolistas, se juzgará a esta Copa Mundial Sub-20 Femenina de la FIFA por la cantidad de jugadoras que aporte en un futuro próximo a las selecciones absolutas.

“Ni que decir tiene, las jugadoras están decepcionadas, pero la gran prueba de fuego será lo que hagan a partir de ahora", declaró la entrenadora de Inglaterra,Mo Marley. "No serviría de nada hacerlo realmente bien en este Mundial y que después ninguna de estas futbolistas entren en la selección absoluta. Este Mundial ha terminado, pero el panorama es mucho más amplio. Las chicas deben tenerlo siempre en cuenta”.

Ese panorama sigue muy claro para Marianne Miettinen, pese al obvio descontento de la entrenadora de Finlandiapor haber perdido por la mínima los tres partidos del Grupo A. "Llegamos aquí a ganar los tres partidos, y por eso estamos muy decepcionadas", puntualizó. "Pero nuestro objetivo principal ha consistido siempre en formar a nuestras jugadoras para la selección absoluta, y estoy segura de que las futbolistas que se encuentran aquí en Canadá jugarán grandes partidos en el futuro".

El seleccionador de México, Christopher Cuéllar, también se declaró convencido de las perspectivas a largo plazo de sus jugadoras. "Varias se encuentran ya a la altura necesaria para formar parte de la absoluta", manifestó. "El entrenador del equipo A (su padre, Leonardo Cuéllar) ha estado aquí y las ha visto jugar. Ahora tomará una decisión. Pero, en mi opinión, disponemos de jugadoras listas para ser seleccionadas".

Orgullo pese a la eliminación
También hubo equipos para los cuales el orgullo era la emoción predominante, y con toda la razón. Ghana, por ejemplo, tuvo la mala suerte de no clasificarse pese a haber ganado dos de los tres partidos disputados. Su seleccionador se apresuró a destacar la evolución de su equipo. “Nuestros paisanos saben que lo hemos hecho muy, muy bien, y que nos hemos anotado seis puntos de los nueve posibles", aseguró Bashir Hayford. "Hace dos años en Japón no pudimos ni siquiera marcar un gol; es decir, hemos mejorado muchísimo. Creo que Ghana se sentirá ahora mismo muy orgullosa de mi equipo".

Algunos, además, se han conformado con la derrota, como Jun Wang, de la RP China, quien siempre supo que a su equipo le esperaba una prueba muy dura en un grupo que incluía dos de las grandes potencias del fútbol femenino: Alemania y Estados Unidos. El experto seleccionador, cuyas pupilas empataron 5-5 con las alemanas en uno de los encuentros más apasionantes de la competición, comentó: “Me siento bastante satisfecho con el rendimiento de mis jugadoras y, si tuviera que ponerles nota, les daría un 8 [de 10]. Haber jugado en esta competición será bueno para su crecimiento futuro".

Desde luego, no hay ninguna vergüenza en perder contra estadounidenses y alemanas. El seleccionador de Brasil, Dorival Bueno, se mostraba realista sobre la brecha cultural que todavía existe: "Aunque no ganamos ningún partido, creo que hemos hecho un buen trabajo. Hemos jugado bien en los tres encuentros contra naciones muy poderosas en el fútbol femenino. En esos países, las niñas juegan al fútbol desde muy corta edad, y en Brasil no es así. No obstante, seguimos mejorando y esta competición nos será de gran ayuda".

Si la Copa Mundial Femenina Sub-20 puede formar y fortalecer a todas sus participantes, desde las perdedoras hasta las ganadoras, habrá cumplido sin duda con su importante finalidad.

Explora este tema

Notas recomendadas

COPA MUNDIAL FEMENINA SUB-20 DE LA FIFA 2014

Canadá 2014: Orgullo y dolor

14 ago. 2014

COPA MUNDIAL FEMENINA SUB-20 DE LA FIFA 2014

Costa Rica y su ejemplo a seguir

12 ago. 2014