Copa Mundial Sub-20 de la FIFA Polonia 2019

23 mayo - 15 junio

Cinco datos interesantes sobre Polonia

© AFP

Cracovia (en polaco, Kraków)

Cracovia, situada a orillas del río Vístula, fue durante siglos la capital de Polonia. Una visita a esta ciudad proporciona una experiencia única y un encuentro con la era más gloriosa de la historia del país. El casco antiguo de Cracovia, junto con el castillo de Wawel y el barrio Kazimierz, forman parte del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO desde 1978.

En el centro de Cracovia se halla la plaza principal, o Plaza del Mercado, un lugar imperdible para los turistas. Planificada en 1257, su planta y su estructura han permanecido inalteradas a lo largo de los siglos. Con sus 40.000 m2 de superficie, figura entre las mayores plazas medievales de Europa.

Durante su reinado, el rey Casimiro III el Grande (r. 1333 – 1370) encargó la construcción del castillo de Wawel, de arquitectura gótica, que reconstruirían sus sucesores siglos más tarde. Se trata de uno de los lugares más históricos de Polonia y del símbolo de la realeza polaca que abarcó varios siglos. Kazimierz fue el centro de la vida judía en Cracovia durante más de 500 años, pero quedó destruido durante la II Guerra Mundial.

En la era comunista cayó gradualmente en un estado de absoluto deterioro. Redescubierto en la década de 1990, Kazimierz es actualmente uno de los barrios más fascinantes de la ciudad, repleto de lugares históricos, cafeterías y galerías de arte.

Tatras (en polaco, Tatry)

Los montes Tatras se yerguen en la frontera de Polonia con Eslovaquia, y forman la cadena montañosa más alta de la cordillera de los Cárpatos. A dos horas por carretera de Cracovia, ofrecen vistas espectaculares y una naturaleza impresionante, así como esquí en invierno, y senderismo, espeleología, ciclismo y diversas actividades el resto del año.

Una visita imprescindible en los montes Tatras es Zakopane, el mayor centro vacacional de montaña de Polonia. La localidad recibe más de tres millones de visitantes al año. Zakopane constituye la puerta de entrada más importante a toda la zona.

Entre los lugares de visita obligada en los montes Tatras cabe destacar los famosos lagos Morskie Oko (“Ojo de mar”) y Czarny Staw. Vale realmente la pena visitar ambos por sus vistas impresionantes y por la posibilidad que ofrecen de practicar el senderismo y la escalada.

Otro sitio imprescindible es el pico Kasprowy (1985 metros sobre el nivel del mar), al que se accede en teleférico. Ofrece fantásticas vistas y en él se puede practicar el esquí. Y por último, no olvide visitar el valle de Koscieliska por sus maravillosas vistas, su fauna y flora y sus inolvidables paseos y senderos.

Varsovia (en polaco, Warszawa)

El casco histórico de Varsovia, declarado Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, es el centro de la ciudad desde hace siglos. Sin embargo, cuando se cruza el río Vístula y se contempla desde la distancia, sorprende el panorama de la ciudad con los imponentes rascacielos que se elevan por encima de los tejados rojos del centro histórico.

Varsovia tiene 95 parques, el principal de los cuales es el soberbio parque Lazienki. En él se organizan en verano los famosos Conciertos de Chopin en un espléndido marco al aire libre, y en los interiores históricos del teatro que fundó el rey Estanislao Augusto se puede disfrutar de la música de compositores contemporáneos. Los museos interactivos ayudan a conocer la historia de la ciudad.

Uno de ellos, el Museo del Levantamiento de Varsovia, está dedicado a una importante sublevación acaecida durante la II Guerra Mundial, que la resistencia polaca llevó a cabo en verano de 1944 para liberar Varsovia de la ocupación alemana. El levantamiento duró 63 días sin contar prácticamente con apoyo exterior.

Vale la pena mencionar también el Museo POLIN de Historia de los Judíos Polacos, galardonado en 2016 con el prestigioso premio al Museo Europeo del Año, que da a conocer la presencia de los judíos en Varsovia a lo largo de los siglos. Los aficionados al fútbol deben visitar además el Estadio Nacional, hogar de la selección nacional de Polonia, sede de la fase final de la EURO 2012 y uno de los estadios más modernos y bonitos de Europa.

La Triple Ciudad (en polaco, Trójmiasto)

No se trata de una entidad metropolitana homogénea, sino de tres urbes distintas: Gdansk, Gdynia y Sopot. Mil años de historia y una ubicación excepcional a orillas del mar convierten Gdansk en una de las ciudades más bellas de Polonia. Situada en la costa del mar Báltico al norte del país, en el estuario que forman los ríos Motlawa y Vístula en la bahía de Gdansk, es un centro cultural, científico y económico, dotado de un gran puerto comercial.

Gdansk es la ciudad de la libertad, donde nacieron las ideas del sindicato polaco Solidaridad. Sopot: Largas playas, balnearios y el muelle de madera más largo de Europa atraen a multitud de turistas. En verano, es uno de los lugares más concurridos de Polonia. Se trata de un centro turístico muy bien situado y famoso además por el legendario festival de música celebrado en la Ópera del Bosque (Opera Leśna).

Gdynia: moderna ciudad portuaria, conocida con el sobrenombre de la Capital Náutica de Polonia. Con menos de 90 años de existencia, Gdynia es una de las urbes más jóvenes de Polonia. Descrita como "La ciudad hecha de mar y sueños", supuso la realización de un sueño para la gente que la creó a partir de un pequeño pueblo de pescadores, hasta convertirla en la ciudad portuaria más importante del país.

Varmia y Masuria (en polaco, Warmińsko-Mazurskie)

Masuria, en la región nororiental de Polonia, tiene más de 300 lagos, ubicados la mayoría en el distrito de los grandes lagos. Muchos de ellos están conectados por canales y ríos, por lo que permiten la navegación a lo largo de cientos de kilómetros.

Su impresionante belleza natural hace de Varmia y Masuria una zona realmente única. El variado paisaje del distrito de los lagos, mesetas, llanuras, valles y vistas excepcionales deleitan a los visitantes. Sin embargo, Masuria es mucho más. En ella se encuentra la famosa Guarida del Lobo, el cuartel militar de Adolf Hitler en el frente oriental durante la II Guerra Mundial.

Pese a la seguridad del complejo, en la Guarida del Lobo se perpetró el fallido intento de asesinato de Hitler el 20 de julio de 1944.