Con un gol de Michael Bradley en tiempo extra, Estados Unidos se aseguró un lugar en los cuartos de final al imponerse 2-1 al valiente representativo de Uruguay. El encuentro, disputado en la cálida noche de Toronto, parecía ser de los sudamericanos hasta el minuto 87, pero un gol en contra de Mathias Cardaccio terminó por enviar las acciones a la prolongación.

Las cosas no habían empezado bien para Estados Unidos, que perdió a su goleador, Josmer Altidore, por una lesión en su rodilla al minuto 53. El encuentro era parejo y apertura del marcador podía ser para cualquiera. No obstante, el que celebró primero fue el equipo de Gustavo Ferrín, gracias a una nueva aparición ofensiva de Luis Suárez tras un cabezazo de Edinson Cavani que Brian Perk no pudo retener en el minuto 73.

El partido parecía irse a favor de los rioplatenses, pero los chicos que lidera Freddy Adu no se rindieron y tuvieron su premio. Primero, gracias a la fortuna y el gol en propia meta de Cardaccio. Y luego, gracias a la oportuna definición de Bradley tras varios rebotes en el inicio del segundo tiempo extra (107'). Ambos equipos tuvieron situaciones para variar el marcador en los últimos instantes del partido, pero el festejo final llegaría para los estadounidenses.

Con este marcador, el equipo de Thomas Rongen sigue en carrera rumbo a los cuartos de final, donde enfrentará a Austria el próximo 14 de julio. La Celeste, que vistió de rojo, termina con su sueño de alcanzar la final, tal como hiciera en Malaisia 1997, y vuelve a casa con la frente alta.