Estados Unidos mantiene vivas sus opciones de avanzar a los octavos de final de la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA Egipto 2009 luego de golear a Camerún por 4-1. El partido, válido por el Grupo C, se jugó en el estadio Mubarak de la ciudad de Suez.

Durante los primeros compases del primer tiempo, nada hacía suponer que los norteamericanos terminarían imponiéndose con tanta comodidad, ya que fue el seleccionado africano el que marcó el ritmo de las acciones. Pero como lo suyo fue más por presencia física que fútbol, apenas si inquietó a Brian Perk con algún remate de media distancia.

A pesar de ser el más necesitado de los dos, Estados Unidos pareció sentirse cómodo en el rol de partenaire, y siempre estuvo pendiente de algún contragolpe que pudiera darle rédito. Así empezó a ganar peso la figura de ese rápido delantero que es Tony Taylor. De hecho, el jugador del Miami FC desperdició una buena oportunidad al elevar su remate desde el punto penal, pero se reivindicó en la última jugada de la etapa al asistir a Bryan Arguez, para que este empujara el balón al gol desde la boca del arco (45' +1', 1-0).

Contundencia pura
Si el primer tanto de Estados Unidos fue un trago amargo para Camerún, el segundo fue un mazazo, puesto que llegó en el amanecer del complemento. El contraataque lo inició Jared Jeffrey, quien cedió para Dilly Duka; el volante corrió varios metros con el balón para luego ceder a Taylor, quien definió cruzado entrando por derecha (47', 2-0).

Los africanos no se resignaron y siguieron intentando. No tuvieron muchas situaciones claras, pero tampoco puntería, y cuando sí acertaron al arco norteamericano, Perk estaba allí para darle tranquilidad a los suyos. Para colmo, Estados Unidos terminó por enjaular a los Leones Indomables con el tanto de Duka, cuyo centro desde la izquierda terminó colándose en un ángulo (67', 3-0).

El penal convertido por Banana Yaya (75', 3-1) le dio algo de esperanza a Camerún, pero Estados Unidos pudo controlar el último arresto. Y en la última jugada del partido, selló el resultado con el gol de Bryan Ownby (90' +1'), redondeando una victoria que lo vuelve a poner en carrera por un lugar en los octavos de final.