Con un solitario gol de de Alan Kardec en el complemento, Brasil derrotó a Costa Rica por 1-0 y se clasificó para enfrentar a Ghana en la final de la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA Egipto 2009. El encuentro se jugó este martes 13 de octubre en el Estadio Cairo Internacional de la capital egipcia. De esta manera, la Seleção irá por su quinta corona ante el mismo rival al que derrotó para obtener la tercera en Nigeria 1999.

El primer tiempo salió a pedir de los centroamericanos. Roland González armó una línea de cinco volantes para que, moviéndose en bloque de un lado para el otro, impidiera el armado de juego de los creativos brasileños. Así, tanto Diego Estrada, habitualmente enganche, como Marcos Ureña, delantero, cumplieron estrictas funciones defensivas, aunque con la premisa de salir rápido de contragolpe para apoyar al voluntarioso Josué Martínez.

Brasil entendió rápidamente que, además del peso del partido, debería ser paciente para encontrar la manera de romper el cerco tico. Sin embargo, no lo logró. Lo buscó por afuera, pero sus centros carecieron de veneno; intentó por adentro, consciente de la capacidad de toque y descarga de sus mejores jugadores, aunque le faltó precisión; probó suerte de media distancia, más siempre encontró atento a Esteban Alvarado.

Así, a pesar de que durante el primer tiempo nunca perdió el orden, Brasil dejó algunos inevitables espacios atrás, que Costa Rica estuvo a punto de aprovechar. No fue el caso del tiro de libre de David Guzmán, que Rafael desvió brillantemente al tiro de esquina, sino el de aquella escapada de Ureña por derecha, que terminó en otra excelente intervención del arquero brasileño.

Tanto va el cántaro a la fuente...
Rogerio Lourenço siguió apostando a ese cuarteto de hábiles que forman Alex Teixeira, Paulo Hernrique, Giuliano y Souza. Casi le da resultado a los 54', cuando Alvarado se lució al tapar con una mano un remate a quemarropa de Souza tras un centro de Giuliano. Un minuto antes, vale mencionar, Daniel Varela había helado la sangre de Rafael con un sablazo que pasó muy cerca de su poste derecho.

Pero tanto fue el cántaro a la fuente que, al final, la fuente se rompió: Bertucci sacó un centro cruzado desde la izquierda que Alan Kardec, entrando por detrás de todos, empalmó seco de derecha para abrir el marcador (67', 1-0).

González metió mano a la banca y empezó a quemar las naves. En búsqueda de mayor profundidad, mandó al campo a Allen Guevara, Carlos Hernández y Jorge Castro, pero otra vez merodeó el gol con un tiro libre de Guzmán, aunque esta vez el balón se perdió zumbando junto al poste izquierdo brasileño.

Costa Rica terminó completamente volcada al campo brasileño e, incluso, dispuso de una sucesión de tiros de esquina que hasta el arquero Alvarado fue a buscar en los instantes finales. Pero no hubo caso. Brasil, por sexta vez en su historia, disputará la final de un Copa Mundial Sub-20 de la FIFA. El objetivo, claro está, es el mismo que tenía cuando llegó a Egipto: lograr el pentacampeonato.