Detrás de dos goles de Alex Teixeira, Brasil le ganó el clásico sudamericano 3-1 a Uruguay y avanzó a los cuartos de final de la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA Egipto 2009. El partido se jugó este miércoles 7 de octubre en el Estadio Puerto Said de la ciudad homónima.

Los primeros 20 minutos fueron de estudio. Porque si bien los brasileños se hicieron cargo del desarrollo del juego, una y otra vez chocaron contra la última línea uruguaya, que hasta ahí se mostró sólida. De hecho, salvo aquel tiro libre de Giulano a los 9', casi no había inquietado el arco de Martín Rodríguez.

Uruguay no se paró para jugar de contra, pero tampoco salió a cambiar golpe por golpe. Su primera aproximación fue a los 12', por intermedio de un remate de Jonathan Urretaviscaya que controló sin problemas Rafael. Sin embargo, en un abrir y cerrar de ojos, se encontró tres goles abajo en el marcador...

Fueron nueve minutos brillantes de Brasil, durante los cuales fue todo lujo y efectividad. El primer gol nació de una pelota que perdió Urretaviscaya en la salida de su equipo, que rápidamente Paulo Hernique tocó para Alan Kardec; el número 9 brasileño encaró al área por derecha y sacó un remate cruzado que venció la resistencia de Rodríguez (22', 1-0).

Uruguay no tuvo ni tiempo de reaccionar. En la jugada siguiente, Alex Teixeira apareció por el medio y cedió para Diogo, quien dejó atrás a su marcador con un hermos movimiento y centró el balón para el mismo Teixeira, que no tuvo problemas para empujarlo al fondo del arco (24', 2-0). Pero el 7 brasileño no había terminado su unipersonal todavía: en otra aparición por la izquierda de defensa uruguaya, el futbolista del Vasco Da Gama enganchó y definió de zurda al palo opuesto (31', 3-0).

Descontó y lo buscó, pero no pudo
El mérito de la Celeste fue no perder la cabeza en ese instante. Nicolás Lodeiro asumió su papel de conductor y empezó a mover los hilos de su equipo, que de a poco fue empujando a Brasil contra su arco. Tuvo su premio cuando Abel Hernández siguió la jugada luego de que Rafael le tapara un mano a mano, y centrara el balón para que Urretaviscaya enmendara su error (36', 3-1).

Uruguay, que casi se va al descanso perdiendo por apenas un tanto luego de una bonita media chilena de Hernández, mantuvo la presión en el arranque del complemento. Por eso el juego se hizo de ida y vuelta, y los dos merodearon el gol. Pero ni Sebastián Coates, de cabeza, ni Alex Teixeira, con el pie derecho, acertaron el arco rival.

A medida que pasaba el tiempo, los charrúas fueron cayendo en la desesperación y, por consiguiente, dejaron muchos espacios atrás. Brasil tuvo varias situaciones para definir el pleito, pero o le faltó puntería o hizo una de más. Se le heló la sangre cuando, a los 87', Souza le cometió penal a Leandro Cabrera, pero Rafael apareció para ahogarle el festejo a Hernández. Recién ahí respiró aliviada y comenzó a celebrar su clasificación a los cuartos de final, donde se enfrentará a Alemania.