Costa Rica se transformó en otra de las sorpresas de la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA 2009 al derrotar a la anfitriona Egipto por 2-0 y clasificarse a los cuartos de final de la competición. El partido se jugó este martes 6 de octubre en el Estadio Cairo Internacional de la capital egipcia. 

Como se esperaba, la dueña de casa salió decida a marcar el ritmo del partido, y presionó a su rival desde el mismo pitazo inicial. Intentó jugar por las bandas, con Amed Shoukri por derecha y Hossam Araat por izquierda, bien apoyados por Ilsam Radam y Shehab Ahmed. Arriba, como siempre, Mohamed Talaat las peleaba todas, arreglándoselas para complicar a la defensa tica. De hecho, el número 9 fue protagonista de casi todas las jugadas de riesgo de su equipo, entre ellas la más clara, un cabezazo que Esteban Alvarado rechazo a puro reflejo.

¿Qué hacía Costa Rica? Esperaba en su campo sin perder el orden y, de acuerdo a la jugada, o salía rápido de contragolpe o armaba juego a partir del criterioso Diego Estrada. Sin embargo, no había generado ni una oportunidad concreta cuando se encontró arriba en el marcador: el mismo Estrada ejecutó la infracción desde la derecha, un compañero suyo la peinó en el medio del área y José Mena, libre de marca, apareció por atrás de todos para anotar de cabeza (21', 0-1).

Egipto acentuó su presión tras el gol, pero siguió sin encontrar la manera de poner a un jugador cara a cara con Alvarado. Entonces, una y otra vez probó suerte de media distancia, pero ni Salah Soliman, ni Shoukri ni Talaat tuvieron puntería. Así, el descanso encontró a los Faraones en desventaja y frustrados.

Esperó, aguantó y lo liquidó de contra
Un par de minutos en el complemento alcanzaron para notar que Costa Rica se sentía cada vez más cómoda jugando de contra. Por esta vía, estuvo dos veces muy cerca de anotar el segundo, pero Diego Madrigal remato desviado desde muy buena posición y Aly Lofti se mostró seguro para abortar el remate de Josué Martínez.

Miroslav Soukup buscó variantes en la banca y mandó al campo a los revulsivos Bogy y a Afroto, quienes aportaron empuje pero no claridad. Entonces, Egipto empezó a llenar el área costarricense de centros. En uno de ellos, Mostafa Galal cabeceó cómodamente desde corta distancia, pero el balón se perdió contra el palo derecho.

El dueño de casa cayó en la desesperación luego de que Alvarado volara para ahogarle el grito de gol a Afroto, cuyo tiro libre buscaba el ángulo izquierdo. Costa Rica terminó por derrumbar el sueño egipcio cuatro minutos más tarde, cuando Marcos Urena capitalizó un contragolpe por derecha para asegurar el triunfo (88', 0-2).

La victoria le permitió a Costa Rica transformarse en la segunda selección que logra avanzar a los cuartos de final de este torneo luego de perder por un margen de cinco goles o más un partido de la primera ronda. El anterior equipo había sido... Egipto. Ironías del fútbol al margen, la selección centroamericana consumó una de las más grandes sorpresas del torneo y ahora espera rival, que saldrá del duelo entre Venezuela y Emiratos Árabes Unidos.