“Para mí, personalmente, ha sido una experiencia enorme participar en este torneo. Nos hemos sentido en casa, ya sea en Barraquilla, Pereira o Bogotá. La organización ha sido perfecta. En cuanto al partido en sí, sabíamos que iba a ser complicado, y que Portugal no llegaba como víctima. Ha sido muy difícil e interesante. Llegamos a ir perdiendo, pero conseguimos volver a ponernos por delante y marcar tres goles contra un equipo que no había recibido antes ninguno. Me alegra mucho que Henrique haya ganado el trofeo, aunque me sorprende que Oscar no haya sido elegido mejor jugador de la competición. Siempre hemos seguido la misma táctica, y ha funcionado: adoptar un perfil más físico en el primer tiempo y marcar diferencias gracias a jugadores técnicos. Hemos experimentado un bajón de ritmo, pero es normal cuando se disputan siete partidos en un Mundial. Este quinto título supone un gran logro para nuestro país, hemos alcanzado a la selección absoluta”, Ney Franco, seleccionador de Brasil.

“Hay que felicitar a los jugadores portugueses, porque han hecho un Mundial brillante. Mi equipo no era favorito, pero no tuvo miedo en ningún partido. La condición física ha condicionado el resultado del encuentro. Yo tenía a tres jugadores muy cansados, y debí haber alineado a otros. Ha sido un partido vistoso entre dos equipos excelentes, los mejores del torneo, con un buen ganador. Ha sido un choque muy intenso, una verdadera final. Jugar en altitud no me ha parecido especialmente incómodo. Además, en la prórroga tuvimos una ocasión enorme, y durante el tiempo reglamentado dispusimos de varias oportunidades para ganar. Pero no fuimos capaces de sentenciar. Brasil también pareció sufrir físicamente. Hemos vuelto a mostrar una buena organización defensiva, y también hemos demostrado que sabíamos atacar. Este torneo ha permitido dar a conocer a varios futbolistas portugueses, como Mika, Danilo o Nelson Oliveira. Es la prueba de que Portugal tiene buenos talentos para el futuro”, Ilídio Vale, seleccionador de Portugal.