La selección de Francia se convirtió en semifinalista de la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA al derrotar 3-2 a su similar de Nigeria en un encuentro emocionante, definido en tiempo extra el 14 de agosto en Cali.  La gran figura del partido fue Alexandre Lacazette, quien repitió su costumbre de anotar tantos decisivos tras ingresar desde el banco de suplentes.

Les Bleuets parecían tenerlo ganado en los 90 minutos, pero la falta de precisión a la hora de definir la contra entregó a los nigerianos una última opción bien aprovechada por Maduabuh Ejike, reemplazante de Ahmed Musa en el minuto 92, quien envió el juego al tiempo extra. Sin embargo, la reacción de los franceses no se demoró en llegar: Gueida Fofana y Lacazette, con dos exquisitas definiciones, definieron las acciones a favor de los de Francis Smerecki, que sufrieron hasta el último segundo de juego tras un nuevo descuento de Ejike.

Paridad inicial
Los primeros 90 minutos fueron muy parejos, con una leve ventaja para los franceses en el complemento. Las Súper Águilas, primer conjunto africano en conseguir cuatro victorias consecutivas en la historia del certamen, buscaron lastimar por intermedio de su dupla Ahmed Musa-Olarenwaju Kayode, pero encontraron problemas para materializar dentro del área todo lo bueno que insinuaron en tres cuartos de cancha.

¿Situaciones? Un excelente disparo de Bakambu que alcanzó a manotear Dami Paul al tiro de esquina y una buena respuesta de Jonathan Ligali ante el intento de Musa. Muy poco para una primera mitad con más intenciones que certezas.

Ingresado a los 33 minutos de la primera parte en lugar de Gilles Sunu, Alexandre Lacazette se convirtió en una preocupación para la última línea nigeriana. Y no es para menos: en la fase de grupos, ante Malí y la República de Corea, ya había anotado tras reemplazar a un compañero.

Y esta vez no fue la excepción: el atacante del Boulogne recibió de Clement Grenier, encaró a Paul y definió con un toque preciso para abrir el marcador (1-0, 50’). El gol no sólo puso a los europeos en ventaja, sino que quebró el partido. Nigeria salió con todo a buscar el empate y puso en aprietos a Ligali en varias oportunidades, aunque se descuidó en defensa y pasó algunos sacudones.

Parecía asunto liquidado para los franceses, que no contaban con la última apuesta de John Obuh. El entrenador reemplazó a Musa por Ejike, quien no había jugado aún en el torneo, para disputar el último minuto del partido. Y creer o reventar, fue el número 8 quien igualó las acciones con un cabezazo oportuno ante un quedo de la defensa gala (1-1, 90’ + 3).

Para el infarto
El tiempo extra fue tan emocionante como el final de la parte regular: Nigeria presionó y tuvo sus chances, pero Francia fue contundente y liquidó el partido. Fofana con un excelente disparo alto (2-1, 102’) y Lacazette, después de eludir a Paul (3-1, 104’), devolvieron el alma al cuerpo a los franceses.

Pero Nigeria iba a vender cara la derrota y Ejike, con un toque oportuno en la línea de meta, volvió a hacerse presente en el marcador para agregarle más suspenso al partido (3-2, 111’). No alcanzaría para cambiar la suerte del juego. Francia, con mucho sufrimiento, aseguró un lugar en la semifinal del próximo 17 de agosto, en Medellín, ante Portugal. Los africanos, por su parte, vuelven a casa con la frente en alto.