Serbia vino de atrás y logró su pase a cuartos de final  de la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA Nueva Zelanda 2015 luego de vencer a Hungría en tiempos extras. El partido, jugado el 10 de junio en Dunedin, acabó su tiempo reglamentario con empate a un gol.

En los primeros quince minutos ambos equipos se mostraron mucho respeto. Precavidos, las emociones llegarían cuando Serbia se empezó a acomodar más en la cancha y los jóvenes encargados de tejer el ataque se soltaron al frente.

El primer aviso llegó con una combinación de Stanisa Mandic y Nemanja Maksimovic, pero el remate de cabeza pasó centímetros fuera de la portería húngara.

La primera mitad contó con otro par de aproximaciones de Mandic, pero ambas se encontraron con el arquero Gyorgy Szekely, de notable calificación durante todo el encuentro. Primero con un cabezazo que el guardameta rechazó mientras salía a buscar el encuentro con la pelota y, más tarde, con un disparo de volea dentro del área.  

Final dramático
El complemento conoció el gol y las emociones fuertes. Nemanja Antonov desbordó por el costado izquierdo y dejó la pelota servida a Filip Jankovic, quien no pudo pegarle correctamente y desperdició la oportunidad. Hungría tomó la posesión y repitió la jugada, sólo que Bence Mervo sacó un cañonazo que sí movió los cartones (0-1, 57’)

Serbia se volcó al frente. Pero mientras los minutos transcurrían, Szekely seguía firmando la brillante actuación que estuvo a punto de darle a su equipo la clasificación en los 90 minutos. Ya en el tiempo agregado, Ivan Saponjic forzó al alargue en un tiro de esquina (1-1, 90+1’).  

Ahí, Serbia logró la clasificación cuando, en una jugada que inició por derecha el mismo Saponjic, el defensor Attila Talaber no pudo rechazar la pelota y encajó su despeje en propia meta para el delirio de los aficionados serbios que hicieron el viaje (2-1, 119’).

Serbia jugará los cuartos de final el 14 de junio en Auckland ante el ganador de Estados Unidos y Colombia.