Frank Wormuth, seleccionador de Alemania:
“Me gusta Nigeria, es un equipo técnicamente muy bueno, eso lo convierte en un adversario complicadísimo. Fuimos capaces de mantener la posesión de la pelota aun con la presión, y esa era nuestra única oportunidad de traspasar su defensa. Al final, felicito a mis jugadores por haber encontrado la respuesta a los problemas que nos planteaba Nigeria. Han merecido la victoria y estoy muy impresionado con ellos. Hoy estoy especialmente orgulloso de mi defensa. Por supuesto, nuestro objetivo es llegar a la final de Auckland, pero para eso hay que ir paso a paso y nuestro próximo paso es Malí. La mentalidad alemana consiste en pensar así siempre. Preveo que Malí practique un fútbol bastante parecido al que le hemos visto hoy a Nigeria”.

Manu Garba, seleccionador de Nigeria:
“Creo que nuestros jugadores han aprendido mucho de este partido, y que el torneo en general ha sido una lección importante. El nivel de la categoría sub-20 es bastante superior al de la sub-17, y Alemania es un equipo muy duro y muy táctico. En los momentos cruciales nuestros jugadores perdieron la concentración y eso dio a los alemanes la oportunidad de marcar. Aun así, nuestro arquero ha hecho un gran partido, y con una línea de visión más despejada quizás hubiera podido detener ese balón, aunque ahora ya no se puede hacer nada. Todos mis jugadores han mostrado una forma fantástica, estoy orgulloso de todos ellos. En este torneo está habiendo muchos resultados inesperados, pero nunca se puede predecir quién va a ganar. Agradezco a Nueva Zelanda todo el cariño que ha mostrado por nuestro equipo, aquí la gente nos ha hecho sentir como en casa”.