Un solitario tanto del goleador estadounidense Rubio Rubin y una sensacional actuación del arquero Zack Steffen rompieron el sueño cafetero en esta Copa Mundial Sub-20 de la FIFA Nueva Zelanda 2015. Estados Unidos clasificó a cuartos de final tras imponerse 1-0 a Colombia el 10 de junio en el Regional Stadium de Wellington.

El partido arrancó con la lesión del norteamericano Bradford Jamieson, quien tuvo que ser retirado en camilla, y prosiguió con un juego intenso pero trabado en el que la pelota difícilmente pasaba del medio campo. Las ocasiones fueron escasas en una primera mitad en la que la mejor chance para el conjunto de las Barras y Estrellas fue un cabezazo de Paul Arriola que se marchó alto. Al filo del descanso, Colombia estuvo a punto de adelantarse en una buena jugada colectiva en la que conectaron bien Steven Lucumi y Jarlan Barrera, pero la zaga rival evitó que Santos Borre pudiese rematar.

Esfuerzo sin recompensa
Los cafeteros parecieron animarse con esa última acción y comenzaron dominando en la reanudación. Borre dispuso de una buena ocasión, pero esta vez fue el arquero Steffen quien impidió su tiro. Colombia empujaba y Lucumi dispuso de otra oportunidad para convertir, pero Steffen atajó bien, y tanto perdonar terminó costando caro a los pupilos de Carlos 'Piscis' Restrepo. Rubin aprovechó un rechace tras un disparo desde fuera del área de Arriola y puso el 1-0 (58') que a la postre sería definitivo.

Pese al mazazo del gol en contra, Colombia no se rindió, y dispuso de dos claras ocasiones en los últimos minutos para igualar la contienda. La primera, un penal que Steffen atajó magistralmente a tiro de Barrera, y la segunda un disparo de Dennier Quiñones que Arriola despejó en la línea de gol.

Estados Unidos se medirá en cuartos de final a Serbia el próximo 14 de junio en Auckland.