Humberto Grondona, seleccionador de Argentina:
"No nos hemos merecido vernos apeados ya de la Copa Mundial. Veníamos con grandes expectativas, y llegamos a Nueva Zelanda llenos de esperanza. Desde luego, nuestra intención era hacer mucho más de lo que finalmente conseguimos. Hoy lo dimos todo en la cancha, pero el balón no quiso entrar. Sólo nos queda esperar que se produzca un milagro".

Andreas Heraf, seleccionador de Austria:
"Acabamos de conseguir algo increíble. Nos hemos enfrentado a un adversario excepcional, y el punto que nos llevamos nos lo hemos ganado luchando. Todo lo que llegue a partir de ahora será un premio, pero en eliminatorias a un partido puede pasar cualquier cosa. Habrá que esperar a saber contra quién jugamos, y entonces veremos.  Hemos salido adelante en un grupo que incluía a Argentina, Ghana y Panamá: creo que no tenemos nada que temer y que podemos afrontar los octavos de final con confianza en nuestras posibilidades".