Darren Bazeley, seleccionador de Nueva Zelanda:
"Estoy verdaderamente orgulloso de mi equipo. Los chicos estaban sometidos a una presión enorme, pero han sabido sacudírsela de encima. En la segunda parte hemos jugado muy bien y hemos dominado. En el equipo tengo a unos chicos maravillosos que trabajan durísimo. Espero que podamos hacer algo histórico y superemos la fase de grupos. Creo que con los tantos de hoy hemos mejorado lo suficiente nuestra diferencia de goles como para tener opciones de acceder a octavos de final. Desde luego, mañana estaremos todos pegados al televisor".
  
Gerd Zeise, seleccionador de Myanmar:
"Ahora mismo estoy bastante decepcionado y abatido, pero es que, tal y como hemos salido a jugar, no se pueden ganar partidos. La defensa ha sido un desastre. He visto muchísimos errores. Simplemente, no estábamos preparados para el nivel de juego de una Copa Mundial. Sólo habríamos podido sacar algo en claro si todos nuestros jugadores hubieran jugado al límite de sus posibilidades. Por desgracia, no ha sido así".