Con un penal a pocos minutos del pitazo final, los brasileños vencieron por 2-1 a una Hungría que jugó 75 minutos con un jugador menos por la expulsión por doble amarilla de Krisztian Tamas. El scratch es líder del Grupo E y pasó a los octavos de final de la Copa Mundial Sub- de la FIFA Nueva Zelanda 2015. El encuentro se jugó el 4 de junio en el Stadium Taranaki, de New Plymouth.

Las emociones comenzaron temprano: cuando el partido se jugaba con intensidad pero los dos todavía se miraban de reojo, llegó la apertura del marcador. Bence Mervo, el muy buen 9 que tienen los húngaros, fue a buscar un pelotazo a la espalda de Lucao y se animó a pegarle desde un ángulo cerrado y lejano. Como si no fuese suficiente con el error del defensa, la pelota venció las flojas manos de Jean y cruzó la línea de meta (1-0, 8').

Lucían mejor los europeos, pero una jugada rompería el trámite: Krisztian Tamas cometió una fuerte infracción sobre Gabriel Jesus y vio la segunda amarilla con sólo 16 minutos jugados. Los magiares se quedaron con un hombre menos y la lógica dictaba retrasarse un poco.

Brasil puso presión y se armó un gran partido porque los europeos no se amilanaron. Un error de Gyorgy Szekely casi sirve el empate a Judivan y, casi de inmediato, un audaz Zsost Kolmar disparó desdedetrás de la mitad de la cancha buscando sorprender a un dubitativo Jean. El balón se fue por el poste izquierdo.

Pereira cambia la historia
El técnico Rogerio Micale decidió hacer ingresar a Jaja y a Andreas Pereira intentando cambiar el curso del partido y, finalmente, lo consiguió. Pereira exigió una atajada formidable de Szekely y, del corner resultante, llegó el empate. El propio Pereira lo ejecutó dándole una rosca preciosa para la entrada franca de Danilo, que igualó con un gran cabezazo (1-1. 50).

Brasil se animó más todavía y los de rojo sólo podían defenderse. El arco rival ya les quedaba demasiado lejos y las piernas no rendían lo mismo. Aún así, las aproximaciones de peligro brasileñas eran por pelota detenida o remates desde media distancia.

Hasta que Gabriel Jesus se internó en el área y, después de un par de recortes, Szekely le cometió penal. Pereira lo ejecutó con maestría (1-2, 86') y Brasil festeó una victoria durísima qlo deja como líder del Grupo E con seis puntos por tres de Nigeria y Hungría.

El próximo rival de los brasileños será RDP de Corea el 7 de junio en Christchurch, mientras que los húngaros se medirán a los nigerianos el mismo día en New Plymouth.