Rogerio Micale, seleccionador de Brasil:
¡Pues claro que la tarjeta roja nos ha ayudado! Pero esperábamos un partido difícil incluso con la expulsión de un rival, porque sabíamos que Hungría poseía un equipo muy bueno. Su seleccionador introdujo cambios en el equipo, que ha resultado más fuerte si cabe en defensa. Por nuestra parte, nosotros hemos tratado de aprovecharnos lo más posible de esa ventaja y nos sentimos muy satisfechos de habernos llevado la victoria.

Bernd Storck, seleccionador de Hungría:
Perder después de haber jugado 75 minutos con 10 hombres es una auténtica pena. Tengo que felicitar a mi equipo porque ha jugado fantásticamente bien. Incluso con sólo diez hombres, nos hemos mantenido muy organizados y muy sólidos en defensa. Además, hicimos lo que pudimos por atacar, pero nos resultó realmente difícil contra un equipo de altísimo nivel como Brasil. Es una pena perder un partido como éste, en el que hemos luchado tanto y tan bien.