Copa Mundial Sub-20 de la FIFA Colombia 2011

29 julio - 20 agosto

Copa Mundial Sub-20 de la FIFA 2011

Blatter: "La educación es la clave"

© AFP

La FIFA acaba de celebrar el décimo aniversario de la Resolución de Buenos Aires, que ratificó el 7 de julio de 2001 y en la que se estableció que "el fútbol (tiene) el deber de actuar de manera responsable y progresiva, teniendo en cuenta su alcance, su poder y su influencia mundiales", en la lucha contra la discriminación.

Para continuar la serie de entrevistas dedicadas a la lucha contra la discriminación y hacer balance de los progresoso en este terreno desde hace 10 años, FIFA.com ha interrogado al Presidente de la FIFA. Joseph Blatter aborda sin rodeos esta cuestión tan delicada como crucial para la FIFA y la comunidad futbolística en general. Todo en el marco de los cuartos de final de la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA, donde la FIFA resaltará el valor del Fair Play y la lucha contra la discriminación en el fútbol.

Presidente Blatter, acabamos de celebrar el décimo aniversario de la Resolución de Buenos Aires, que estableció la lucha contra la discriminación en el fútbol como una prioridad. ¿Cuáles han sido las medidas que ha tomado la FIFA desde entonces?
Han sido muchas. En 2001 instituímos la Jornada Mundial contra la Discriminación y el Racismo. En 2006, pusimos en marcha una campaña denominada "Di no al racismo". También recuerdo el partido "90 minutos por Mandela" en 2007, cuyo principal objetivo era apoyar el combate contra el racismo. Estos no son más que algunos ejemplos de lo que hacemos. Sin embargo, ni nosotros ni la sociedad en general estamos actuando lo suficiente contra la discriminación. Es una manera de decir que no cejaremos en nuestros esfuerzos.

Pero, a su juicio, ¿cómo puede contribuir el fútbol en particular a la lucha contra esta injusticia?Este deporte posee un gran poder unificador. Es universal. Por eso, la FIFA nunca desaprovecha la ocasión de reafirmar su oposición a toda forma de discriminación, como lo demostramos a través de la Jornada contra la Discriminación del 13 de julio durante las semifinales de la Copa Mundial femenina. No se trata solo de racismo. La homofobia, el sexismo, el sectarismo religioso, las discriminaciones étnicas tampoco pueden tolerarse, ni en un terreno de juego en un estadio de fútbol ni en el resto de la sociedad. Acaso pueda tolerarse menos en un campo de fútbol, porque el juego limpio y la aceptación de las diferencias constituyen la esencia de este deporte.

Durante la reciente Copa Mundial Femenina en Alemania ha surgido la cuestión de la homofobia. ¿Cuál es la posición de la FIFA al respecto?Es muy clara. La orientación sexual de un jugador o jugadora, o de un entrenador o entrenadora, pertenece al ámbito de su vida privada. Las personas tienen derecho a vivir su vida libres de toda forma de discriminación.

¿Qué puede hacer la FIFA en el futuro para impedir las prácticas discriminatorias?
Es una cuestión de educación. Suelo decir a menudo que el fútbol es una escuela para la vida, porque sus principios fundamentales son la disciplina, el juego limpio y el respeto del otro. La FIFA imparte montones de cursos que, directa o indirectamente, están dirigidos a los más jóvenes. Nuestro programa de fútbol de base es el ejemplo más evidente, pero un curso destinado a ayudar a los entrenadores de un determinado lugar a convertirse en técnicos respetados también tendrá su influencia sobre los jóvenes. Cuando ayudamos a las asociaciones miembro a profesionalizarse mediante nuestro programa Performance, algunos de sus módulos influirán asimismo sobre los jugadores jóvenes de la asociación. Cada vez que enseñamos tales cursos y programas, debemos insistir sin desmayo sobre las virtudes del respeto, la tolerancia y la lucha contra toda forma de discriminación. En una palabra: la clave está en la educación.

¿Utiliza la FIFA otros medios para ello?
Sí, a través de nuestro movimiento Football For Hope, que ofrece apoyo a más de 100 asociaciones en todo el mundo; o a través de nuestras colaboraciones con otras organizaciones, como la UNICEF, o el Banco Interamericano de Desarrollo, así como con otras agencias y programas de las Naciones Unidas. Todas estas asociaciones tienen temáticas bien precisas, y todas utilizan el fútbol como vía de transmisión de sus mensajes. En la mayoría de los casos, estas asociaciones trabajan con niños. Y para muchas de ellas, la temática es la lucha contra la discriminación. Es un trabajo de hormiga, un trabajo de educación, pero es el más eficaz.

Hasta ahora hemos estado hablando de prevención pero, ¿qué nos puede decir de las sanciones aplicables en caso de que se produzcan infracciones?
En primer lugar, quiero recordar que el artículo 3 de los estatutos de la FIFA estipula que toda discriminación está prohibida y puede acarrear expulsiones o sanciones. Los estatutos de la FIFA son el equivalente de la Constitución para un determinado Estado, es decir, son algo serio… Pero antes de llegar al extremo que supondría la expulsión de una asociación miembro, existen un cierto número de salvaguardas. La FIFA posee un arsenal disciplinario importante en esta materia. No obstante, aunque yo soy partidario de emplear la firmeza y aunque las sanciones puedan tener un efecto disuasorio importante, estoy convencido de que nunca tendrán la misma eficacia que la prevención.

Y en su opinión, ¿qué hay que hacer para erradicar del fútbol con más rapidez esta plaga de nuestra sociedad?
Yo no creo que se pueda erradicar, en el sentido estricto del término, toda forma de racismo o discriminación en el fútbol. No va a llegar un día en el que digamos: "Por fin, se acabó, ya no hay racismo en el fútbol". No es realista asumir eso. Habrá que estar siempre vigilantes. Y creo que estamos avanzando por el buen camino. Los casos son cada vez menos numerosos, incluso se han hecho raros. Ojalá que sigamos así. No obstante, si queremos asegurarnos de que los jóvenes comprenden lo absurdo de un comportamiento discriminatorio, habrá que implicar a los jugadores, a las estrellas. En nuestra sociedad, figuras como Lionel Messi, Cristiano Ronaldo o David Beckham son ídolos para millones y millones de chicos y chicas. Si estos astros insisten en que hay que ser tolerantes y no rechazar al otro por su diferencia, el mensaje calará, estoy convencido. Porque ellos son un poco como los hermanos mayores de la familia del fútbol.

Documentos relacionados

Notas recomendadas

Copa Mundial Femenina de la FIFA 2011™

Jones: "Unidas ante la discriminación"

13 jul. 2011

Copa Mundial Femenina de la FIFA 2011™

10ª Jornada de la FIFA contra la discriminación

12 jul. 2011

Sustentabilidad

Salcedo: "Un accionar ridículo"

15 jun. 2011

Copa Mundial de la FIFA™

Joseph Blatter, Winnie Mandela y Desmond Tutu

10 jul. 2010