Copa Mundial Sub-20 de la FIFA Colombia 2011

Copa Mundial Sub-20 de la FIFA Colombia 2011

29 julio - 20 agosto

Copa Mundial Sub-20 de la FIFA 2011

En busca del festejo perdido

Brazil's player Bruno Uvini (3) vies with Austria's Andreas Weimann
© AFP

Para cualquier selección del planeta fútbol, dos años sin títulos oficiales no representan ninguna novedad. Para la brasileña, sin embargo, parece toda una eternidad. Créase o no, ese es el tiempo que ha pasado desde que Lúcio pasara a la posteridad con el trofeo de la Copa FIFA Confederaciones Sudáfrica 2009 en sus manos. Desde entonces, la Seleção ha sido eliminada en la Copa Mundial de la FIFA, la Copa Mundial Femenina de la FIFA y la Copa Mundial Sub-17 de la FIFA. Ni Lúcio una vez más, ni Aline, ni Marquinhos, respectivamente, han logrado subirse al podio a festejar con sus compañeros.

Por todo eso, Bruno Uvini tiene ante sí una posibilidad dorada: cortar con la racha negativa de los sudamericanos, liderar a Brasil en la final de la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA y levantar su primer trofeo con el brazalete aferrado al brazo izquierdo. “Ser el capitán de este equipo es un verdadero orgullo, y claro que espero poder conquistar el título. Quiero ser el privilegiado que levante la copa y grite pentacampeón”, cuenta el fornido número 3 a FIFA.com.

Su historia es similar a la de la gran mayoría de los brasileños que se criaron viendo por televisión las distintas coronaciones de Carlos Alberto, Dunga, Cafú, Lúcio y compañía. “Soñaba ser como ellos, los admiraba. Pero no sólo a los brasileños, sino también a otros capitanes de otros países que lograron títulos importantes. Ojalá pueda conseguir algo parecido ahora y entrar en la historia de nuestro fútbol”, completa.  

A los 20 años, con 1.85 metros de estatura, Bruno no pasa desapercibido. Potente en el cuerpo a cuerpo y de importante juego aéreo, el marcador central del Sao Paulo es capaz de asustar a cualquier atacante con su presencia. Sin embargo, a la hora de analizar la posibilidad a la que se enfrentará ante Portugal, su rostro cambia completamente: “¡Estoy viviendo un sueño! La final era el objetivo, pero todavía no caigo. Voy a tardar un poco en comprenderlo. Falta un paso grande todavía, sería hermoso coronarlo con el título”.

¿Revancha para uno?El pasado mes de abril, cuando Brasil conquistó el título sudamericano de la mano de Neymar, Bruno Uvini vivió sensaciones encontradas. Por un lado, la alegría de ver a sus compañeros festejar en el podio. Por el otro, la tristeza de hacerlo por televisión, dado que una lesión le obligó a abandonar el torneo y perderse el privilegio de ser él quien levantara el ansiado trofeo.

“Es cierto, me quedé con esa espinita”, confiesa con una mueca de nostalgia. “Me hubiese encantado estar en ese podio levantando el trofeo, aunque me siento parte de ese título. Ahora espero cumplir con esa deuda”, se ilusiona quien, pese a la responsabilidad, se ríe a carcajadas de la presión. “El brasileño nace con eso en el fútbol. Uno ya sabe que si se dedica a esto en Brasil, despertará muchas expectativas. A eso hay que sumarle que se trata de un país con tradición de victorias, por lo que uno ya llega preparado para afrontarlo”.

Sin presión entonces, pero con la ilusión lógica de quien sueña con lo más importante, el capitán se vuelve analítico a la hora de analizar las virtudes que han depositado a los suyos en la instancia decisiva del torneo.“Al margen del Jogo Bonito que podemos tener, creo que hemos marcado la diferencia al jugar con el corazón. Hemos puesto garra en cada juego, ayudándonos unos a otros como una verdadera familia. Creo que esa es la clave”.

Responsabilidad, sueños y promesas
Más allá de la excelente relación existente en el plantel de Ney Franco, visible para cualquier que tenga la suerte de pasar algunos minutos como testigo, el capitán reconoce que se debe a un gran trabajo a consciencia. “Es parte de mi responsabilidad, colaborar para mantener la unión tanto dentro como fuera del campo. No es un cargo fácil, es muy pesado. Pero a la vez, es un hermoso compromiso”, reconoce quien, una vez finalizada la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA, intentará vivir una nueva etapa en el Sao Paulo.

De allí se han ido Miranda y Alex Silva, dos de sus competidores en el puesto, por lo que levantar el trofeo el próximo sábado le brindaría buenos puntos a la hora de luchar por sucederlos. “Ahora sólo pienso en la selección, aunque mi gran objetivo al regreso es ganarme un lugar de titular. Sería hermoso lograr el título, llegar a Brasil con la titularidad y jugar algún día también el Mundial de Clubes”, se ilusiona.

En caso de lograrlo, claro está, hará muy feliz a su padre, el dueño de la academia de fútbol donde dio sus primeros pasos. Un ex marcador central y actual entrenador que, a diario, intercambia pareceres futbolísticos con el flamante capitán juvenil. “Es mi principal consejero, mi gran amigo. A él le debo la mayoría de mis aciertos”, asegura Bruno. ¿Será entonces para él la dedicatoria final en caso de conquistar el título en El Campín? “Para él y para mi mamá, que son lo máximo para mí. Tengo sus nombres escritos en mis botines, eso lo dice todo. Quiero entrar en la historia del fútbol brasileño y dedicarles el pentacampeonato”.

Explora este tema

Notas recomendadas

Bruno Uvini (BRA)

Copa Mundial Sub-20 de la FIFA 2011

Bruno Uvini (BRA)

18 ago. 2011

Danilo of Portugal celebrates his team's first goal

Copa Mundial Sub-20 de la FIFA 2011

Portugal va por el tri (0-2)

18 ago. 2011